La Iglesia en el mundo

«A crusade of prayer and fasting to stop heresies in the Amazon Synod». 13.09.2019

Various prelates and lay commentators, as well as lay institutions, have warned that the authors of the Instrumentum Laboris, issued by the secretariat of the Synod of Bishops, to serve as the basis for discussion in the coming Special Assembly for the Pan-Amazon, have inserted serious theological errors and heresies into the document.

We invite Catholic clergy and laity to participate in a crusade of prayer and fasting to implore our Lord and Savior, through the intercession of His Virgin Mother, for the following intentions:

that the theological errors and heresies inserted in the Instrumentum Laboris may not be approved during the synodal assembly;

that particularly Pope Francis, in the exercise of the Petrine ministry, may confirm his brethren in the faith by an unambiguous rejection of the errors of the Instrumentum Laboris and that he may not consent to the abolition of priestly celibacy in the Latin Church by introducing the praxis of the ordination of married men, the so-called “viri probati”, to the Holy Priesthood.

We propose a forty-day crusade of prayer and fasting to begin on September 17 and end on October 26, 2019, the day before the conclusion of the Special Assembly of the Synod of Bishops for the Pan-Amazon. Anyone who first learns about the Crusade after the date of its beginning can naturally join the Crusade at any point.

During the forty-day crusade of prayer and fasting, we propose to pray daily at least one decade of the Holy Rosary and to fast once a week for the above mentioned intentions. According to the tradition of the Church, fasting consists in eating only one full meal during the day, and additionally, one may eat up to two smaller meals. Fasting on bread and water is also recommended to those who are able to do so.

It is our duty to make the faithful aware of some of the main errors that are being spread through the Instrumentum Laboris. By way of premise, it must be observed that the document is long and is marked by a language which is not clear in its meaning, especially in what regards the deposit of faith (depositum fidei). Among the principal errors, we especially note the following:

1.  Implicit pantheism

The Instrumentum Laboris promotes a pagan socialization of “Mother Earth”, based on a cosmology of the Amazonian tribes that is implicitly pantheistic.

  • Aboriginal people discover how all parts “are dimensions that constitutively exist in relation, forming a vital whole” (n°21) and therefore live “in communion with nature as a whole” (n°18) and “in dialogue with the spirits” (n°75);
  • Their life and “good living” are characterized by “harmony of relationships” between “the whole cosmos – nature, men, the supreme being” and the “various spiritual forces” (n°12 & 13), captured in the “mantra” of Pope Francis: “everything is connected” (n°25);
  • The beliefs and rites of the “elderly healers” (n°88 & 89) regarding the “many-named divinity” acting with and in relation to nature (n°25), “create harmony and balance between human beings and the cosmos” (n°87);
  • Therefore, we must listen to the cry of (n°146), stop the extermination of (n°17) and live healthily in harmony with “Mother Earth” (n°85).

The Magisterium of the Church rejects such an implicit pantheism as incompatible with the Catholic Faith: “The warmth of Mother Earth, whose divinity pervades the whole of creation, is held to bridge the gap between creation and the transcendent Father-God of Judaism and Christianity, and removes the prospect of being judged by such a Being. In such a vision of a closed universe that contains ‘God’ and other spiritual beings along with ourselves, we recognize here an implicit pantheism (Pontifical Council for Culture & Pontifical Council for Interreligious Dialogue, “Jesus Christ. The Bearer of the Water of Life: A Christian Reflection on the ‘New Age’”, 2.3.1).

In the following affirmation the Magisterium of the Church rejects pantheism and relativism, teaching:

“They tend to relativize religious doctrine, in favor of a vague world–view expressed as a system of myths and symbols dressed in religious language. Moreover, they often propose a pantheistic concept of God which is incompatible with Sacred Scripture and Christian Tradition. They replace personal responsibility to God for our actions with a sense of duty to the cosmos, thus overturning the true concept of sin and the need for redemption through Christ” (John Paul II, Address to the United States Bishops of Iowa, Kansas, Missouri and Nebraska on their “Ad Limina” Visit, 28 May 1993).

 

2. Pagan superstitions as sources of Divine Revelation and alternative pathways for salvation

 

The Instrumentum Laboris draws from its implicit pantheistic conception an erroneous concept of Divine Revelation, stating basically that God continues to self-communicate in history through the conscience of the peoples and the cries of nature. According to this view, the pagan superstitions of the Amazon tribes are an expression of divine Revelation deserving an attitude of dialogue and acceptance on the part of the Church:

  • The Amazon is a “theological place” where faith “or the experience of God in history” is lived; it is “a particular source of God’s revelation: epiphanic places” where the “caresses of God” become “incarnate in history” (n°19);
  • The Church must “discover the incarnate and active presence of God” in “the spirituality of original peoples” (n°33), recognizing in them “other avenues / pathways” (n°39), since the Creator Spirit “has nurtured the spirituality of these peoples for centuries, even before the proclamation of the Gospel” (n°120) teaching them “faith in the God Father-Mother Creator” and “the living relationship with nature and ‘Mother Earth’” as well as “with ancestors” (n°121);
  • Through dialogue, the Church must avoid imposing “petrified doctrines” (n°38), “formulations of faith expressed with other cultural referents” (n°120), and a “corporatist attitude, that reserve salvation exclusively for one’s own creed,” (n°39); by so doing, the Church will be journeying “in search of its identity towards unity in the Holy Spirit” (n°40);

The Magisterium of the Church rejects the relativization of the uniqueness of God’s revelation as contained in Sacred Scripture and Sacred Tradition, teaching:

“The Church has always venerated the divine Scriptures just as she venerates the body of the Lord (…) She has always maintained them, and continues to do so, together with sacred Tradition, as the supreme rule of faith, since, as inspired by God and committed once and for all to writing, they impart the word of God Himself without change, and make the voice of the Holy Spirit resound in the words of the prophets and Apostles. Therefore, like the Christian religion itself, all the preaching of the Church must be nourished and regulated by Sacred Scripture” (Second Vatican Council, Dogmatic Constitution Dei Verbum, n°21).

The Magisterium of the Church affirms that there is one unique Savior, Jesus Christ, and the Church is His unique Mystical Body and Bride:

“In connection with the unicity and universality of the salvific mediation of Jesus Christ, the unicity of the Church founded by him must be firmly believed as a truth of Catholic faith. Just as there is one Christ, so there exists a single body of Christ, a single Bride of Christ: ‘a single Catholic and Apostolic Church’. Furthermore, the promises of the Lord that he would not abandon his Church (cf. Mt 16:18; 28:20) and that he would guide her by his Spirit (cf. Jn 16:13) mean, according to Catholic faith, that the unicity and the unity of the Church — like everything that belongs to the Church’s integrity — will never be lacking” (Congregation for the Doctrine of the Faith – Declaration Dominus Iesus on the unicity and salvific universality of Jesus Christ and the Church, n°16).

3. Intercultural dialogue instead of evangelization

The Instrumentum Laboris contains the erroneous theory that aboriginal people have already received divine revelation, and that the Catholic Church in the Amazon should undergo a “missionary and pastoral conversion”, instead of introducing doctrine and practice of universal truth and goodness. The Instrumentum Laboris says also that the Church must enrich herself with the symbols and rites of the aboriginal people:

  • An “outgoing Church” avoids the risk of “proposing a solution with universal value” or the application of “a monolithic body of doctrine guarded by all” (n°110) and favours interculturality, i.e. “a mutual enrichment of cultures in dialogue,” because “the active subjects of inculturation are the indigenous peoples themselves” (n°122);
  • Furthermore, the Church recognizes “indigenous spirituality as a source of riches for the Christian experience” and undertakes “a catechesis that assumes the language and meaning of the narratives of the indigenous and Afro-descendant cultures” (n°123);
  • By mutually sharing their “their experiences of God,” believers make “their differences a stimulus to grow and deepen their own faith” (n°136).

The Magisterium of the Church rejects the idea that missionary activity is merely intercultural enrichment, teaching:

“‘Missions’ is the term usually given to those particular undertakings by which the heralds of the Gospel, sent out by the Church and going forth into the whole world, carry out the task of preaching the Gospel and planting the Church among peoples or groups who do not yet believe in Christ. (…) The proper purpose of this missionary activity is evangelization, and the planting of the Church among those peoples and groups where it has not yet taken root. (…) The chief means of the planting referred to is the preaching of the Gospel of Jesus Christ” (Second Vatican Council, Decree Ad Gentes, n°6).

“Through inculturation the Church makes the Gospel incarnate in different cultures and at the same time introduces peoples, together with their cultures, into her own community. She transmits to them her own values, at the same time taking the good elements that already exist in them and renewing them from within. Through inculturation the Church, for her part, becomes a more intelligible sign of what she is, and a more effective instrument of mission” (Pope John Paul II, Encyclical Redemptoris Missio, n°52).

 

4. An erroneous conception of sacramental ordination, postulating worship ministers of either sex to perform even shamanic rituals

 

In the name of inculturation of the faith, and on the pretext of the lack of priests to celebrate frequently the Eucharist, the Instrumentum Laboris supports tailoring Catholic ordained ministries to the ancestral customs of the aboriginal people, granting official ministries to women and ordaining married leaders of the community as second-class priests, deprived of part of their ministerial powers but able to perform shamanic rituals:

  • Since “clericalism is not accepted in all its guises” (n°127), “change is requested in the criteria for selecting and preparing ministers authorized to celebrate the Eucharist” (n°126), studying the possibility of priestly ordination “for older people, preferably indigenous, respected and accepted by their community, even if they have an existing and stable family” (n°129), who show “another way of being church (…) without censorship or dogmatism or ritual disciplines” (n°138);
  • Because in the cultures of the Amazon “authority is rotational”, it would be opportune “to reconsider the notion that exercise of jurisdiction (power of government) must be linked in all areas (sacramental, judicial, administrative) and in a permanent way to the sacrament of Holy Orders” (n°127);
  • The Church must “identify the type of official ministry that can be conferred on women” (n°129);
  • Recognition should be given to “indigenous rituals and ceremonies” that “create harmony and balance between human beings and the cosmos” (n°87), as well as to “traditional elements that are part of healing processes” performed by “elderly healers” (n°88), whose “rites, symbols and styles of celebration” should be integrated into “liturgical and sacramental rituals” (n°126).

The Magisterium of the Church rejects such practices, and their implicit opinions, teaching:

“The ministerial priesthood differs in essence from the common priesthood of the faithful because it confers a sacred power for the service of the faithful. The ordained ministers exercise their service for the People of God by teaching (munus docendi), divine worship (munus liturgicum) and pastoral governance (munus regendi) (Catechism of the Catholic Church, n°1592).

“Christ, the only Son of the Father, by the power of the Incarnation itself was made Mediator between heaven and earth, between the Father and the human race. Wholly in accord with this mission, Christ remained throughout His whole life in the state of celibacy, which signified His total dedication to the service of God and men. This deep concern between celibacy and the priesthood of Christ is reflected in those whose fortune it is to share in the dignity and mission of the Mediator and eternal Priest; this sharing will be more perfect the freer the sacred minister is from the bonds of flesh and blood (…) The consecrated celibacy of the sacred ministers actually manifests the virginal love of Christ for the Church, and the virginal and supernatural fecundity of this marriage, by which the children of God are born, ‘not of blood, nor of the will of the flesh’” (Pope Paul VI, Encyclical Sacerdotalis Caelibatus, n°21).

“The will of the Church finds its ultimate motivation in the link between celibacy and sacred ordination, which configures the priest to Jesus Christ the head and spouse of the Church. The Church, as the spouse of Jesus Christ, wishes to be loved by the priest in the total and exclusive manner in which Jesus Christ her head and spouse loved her. Priestly celibacy, then, is the gift of self in and with Christ to his Church and expresses the priest’s service to the Church in and with the Lord” (Pope John Paul II, Apostolic Exhortation Pastores dabo vobis, n°29).

“Priestly ordination, which hands on the office entrusted by Christ to his Apostles of teaching, sanctifying and governing the faithful, has in the Catholic Church from the beginning always been reserved to men alone. (…) The fact that the Blessed Virgin Mary, Mother of God and Mother of the Church, received neither the mission proper to the Apostles nor the ministerial priesthood clearly shows that the non-admission of women to priestly ordination cannot mean that women are of lesser dignity, nor can it be construed as discrimination against them. (…) In order that all doubt may be removed regarding a matter of great importance, a matter which pertains to the Church’s divine constitution itself, in virtue of my ministry of confirming the brethren (cf. Lk 22:32), I declare that the Church has no authority whatsoever to confer priestly ordination on women and that this judgment is to be definitively held by all the Church’s faithful” (Pope John Paul II, Apostolic Letter Ordinatio Sacerdotalis, n°1, 3 & 4).

5. An “integral ecology” that downgrades human dignity

In tune with its implicit pantheistic views, the Instrumentum Laboris relativizes Christian anthropology, which recognizes the human person as made in the image of God and therefore the pinnacle of material creation (Gen 1:26-31), and instead considers the human a mere link in nature’s ecological chain, viewing socioeconomic development as an aggression to “Mother Earth”.

  • “A fundamental aspect of the root of human sin is to detach oneself from nature and not recognize it as part of the human and to exploit nature without limits” (n°99);
  • “A new paradigm of integral ecology” (n°56), should base itself on “the wisdom of indigenous peoples” and their daily life that “teach us to recognize ourselves as part of the biome” (n°102), “part of the ecosystems” (n°48), “part of nature” (n°17);

The Magisterium of the Church rejects the following opinions: that humans do not possess a unique dignity above the rest of material creation, and that technological progress is bound up with sin, teaching:

“To human beings God even gives the power of freely sharing in his providence by entrusting them with the responsibility of ‘subduing’ the earth and having dominion over it. God thus enables men to be intelligent and free causes in order to complete the work of creation, to perfect its harmony for their own good and that of their neighbors” (Catechism of the Catholic Church, n°307).

 

6. A tribal collectivism that undermines personal uniqueness and freedom

 

According to the Instrumentum laboris, an integral “ecological conversion” includes the adoption of the collective social model of the aboriginal tribes, where individual personality and freedom are undermined:

  • “The sumak kawsay [‘good living’] concept has been forged from the ancestral wisdom of the indigenous peoples and nations. It is an experienced, older and more actual word, which proposes a community lifestyle where all FEEL, THINK and ACT the same, like a woven thread that sustains, wraps and protects, like a poncho of different colours” (Appeal “The Cry of the Sumak Kawsay in Amazonia” referred to in note 5 of n°12);
  • “Life in the Amazon is integrated and united with the territory; there is no separation or division between the parts. This unity includes all of existence: work, rest, human relationships, rites and celebrations.  Everything is shared; private spaces, so typical of modernity, are minimal. Life proceeds on a communal path where tasks and responsibilities are distributed and shared for the sake of the common good. There is no place for the idea of an individual detached from the community or its territory” (n°24).

The Magisterium of the Church rejects such opinions, teaching:

“The human person must always be understood in his unrepeatable and inviolable uniqueness. In fact, man exists above all as a subjective entity, as a centre of consciousness and freedom, whose unique life experiences, comparable to those of no one else, underlie the inadmissibility of any attempt to reduce his status by forcing him into preconceived categories or power systems, whether ideological or otherwise” (Compendium of the Social Doctrine of the Church, n°131).

“Man rightly appreciates freedom and strives for it passionately: rightly does he desire and must form and guide, by his own free initiative, his personal and social life, accepting personal responsibility for it (Veritatis Splendor, 34). In fact, freedom not only allows man suitably to modify the state of things outside of himself, but it also determines the growth of his being as a person through choices consistent with the true good (Catechism of the Catholic Church, n°1733). In this way man generates himself, he is father of his own being (Gregory of Nyssa, De Vita Moysis), he constructs the social order (Centesimus Annus, 13)” (Compendium of the Social Doctrine of the Church, n°135).

 

Conclusion

The theological errors and heresies, implicit and explicit in the Instrumentum Laboris of the imminent Special Assembly of the Synod of Bishops for the Pan-Amazon, are an alarming manifestation of the confusion, error and division which beset the Church in our day. No one can excuse himself from being informed about the gravity of the situation and from taking appropriate action for love of Christ and of His life with us in the Church. Above all, all the members of Christ’s Mystical Body, before such a threat to her integrity, must pray and fast for the eternal good of her members who risk being scandalized, that is led into confusion, error and division by this text for the Synod of Bishops. Moreover, every Catholic, as a true soldier of Christ, is called to safeguard and promote the truths of the faith and the discipline by which those truths are honored in practice, lest the solemn assembly of the Bishops in Synod betray the mission of the Synod, which is “to assist the Roman Pontiff with their counsel in the preservation and growth of faith and morals and in the observance and strengthening of ecclesiastical discipline” (can. 342). On October 13, 2019, during the coming Special Assembly of the Synod of Bishops for the Pan-Amazon, there will take place the Canonization of Blessed Cardinal John Henry Newman. May the Holy Father and all the members of the Special Assembly of the Synod of Bishops for the Pan-Amazon hear and accept the following luminous teaching of this newest Saint of the Church, in which he warned against theological errors similar to the above-mentioned errors in the Instrumentum Laboris:

“Private creeds, fancy religions, may be showy and imposing to the many in their day; national religions may lie huge and lifeless, and cumber the ground for centuries, and distract the attention or confuse the judgment of the learned; but on the long run it will be found that either the Catholic Religion is verily and indeed the coming in of the unseen world into this, or that there is nothing positive, nothing dogmatic, nothing real, in any of our notions as to whence we come and whither we are going” (Discourses to Mixed Congregations, XIII).

“Never did Holy Church need champions against [the spirit of Liberalism in religion] more sorely than now, when, alas! it is an error overspreading, as a snare, the whole earth; … Liberalism in religion is the doctrine that there is no positive truth in religion, but that one creed is as good as another, and this is the teaching which is gaining substance and force daily. It is inconsistent with any recognition of any religion, as true. It teaches that all are to be tolerated, for all are matters of opinion. Revealed religion is not a truth, but a sentiment and a taste; not an objective fact; not miraculous: and it is the right of each individual to make it say just what strikes his fancy. Devotion is not necessarily founded on faith. Men may go to Protestant Churches and to Catholic, may get good from both and belong to neither. They may fraternize together in spiritual thoughts and feelings, without having any views at all of doctrines in common, or seeing the need of them” (Biglietto Speech, May 12, 1879).

May God, through the intercession of the many truly Catholic missionaries who evangelized the indigenous American people, among whom are Saint Turibius of Mogrovejo and Saint José de Anchieta, and through the intercession of the saints whom indigenous American people have given to the Church, among whom are Saint Juan Diego and Saint Kateri Tekakwitha, and especially through the intercession of the Blessed Virgin Mary, the Queen of the Holy Rosary, who vanquishes all heresy, grant that the members of the coming Special Assembly of the Synod of Bishops for the Pan-Amazon and the Holy Father be protected from the danger of approving doctrinal errors and ambiguities, and of undermining the Apostolic rule of priestly celibacy.

Raymond Leo Cardinal Burke

Bishop Athanasius Schneider
September 12, 2019

Feast of the Most Holy Name of Mary

CEM: Llamado a nuestros legisladores federales y a nuestras autoridades educativas. 3 de septiembre del 2019

Llamado a nuestros legisladores federales y a nuestras autoridades educativas

Ciudad de México a 3 de septiembre del 2019

La educación es el mayor y mejor servicio que pueda hacerse a un ser humano, a la sociedad, a un País, a la comunidad global. Este servicio de conducción, acompañamiento y entrega, para que otro crezca y alcance una mayor estatura como persona, requiere muchas circunstancias, medios y una clara visión del sentido de nuestra acción.

La verdadera educación es un acto que reclama plena libertad y responsabilidad. Sin una clara y recta intención de educar, la acción se contamina por otros intereses, no trascendentes, ni fundamentales. La educación es la más noble de las tareas, es enseñar a vivir en la altura de nuestra dignidad y cada vez más plenamente.

Los esfuerzos que se han hecho en los últimos tiempos en materia educativa deben consolidarse en un marco ordenado de certezas. Por ello, llamamos a nuestros legisladores a que, en este próximo Período Ordinario de Sesiones, se promueva un verdadero diálogo con los principales actores clave de la educación, más allá de foros y mecanismos de recolección de opiniones, con el fin de que las próximas leyes secundarias, respondan con realismo y altura, a los desafíos de la emergencia educativa que hoy vivimos, así como a las exigencias ya plasmadas en la última reforma Constitucional al artículo 3º.

En particular, nos preocupa la libertad de cuatro grupos o sectores de la educación:

1.- La autonomía y plena libertad del Organismo que sustituirá al Instituto Nacional de Evaluación Educativa.

La reciente Reforma al artículo 3º Constitucional, en su fracción IX, mandata la creación de “un organismo público descentralizado, con autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión”. Además, ordena la creación de una “Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación”, con tres organismos que la integran: i) Junta Directiva, ii) Consejo Técnico de Educación y

iii) Consejo Ciudadano. A su vez, el Proyecto de Ley Reglamentaria señala que la Junta Directiva, única que tiene funciones de conducción, planeación y coordinación, queda supeditada, en la práctica, al Secretario de Educación Pública, así como a un Secretario Técnico puesto por el primero (Cfr. Artículo 9). Lo anterior, genera una clara ficción en la autonomía de toda la Comisión, coartando su libertad de conducción y autoridad técnica, así como nulificando el esfuerzo por parte del Senado de nombrar a cinco comisionados, con el voto de las dos terceras partes (Cfr. Artículos 19 al 30, del citado Proyecto de Ley Reglamentaria).

2.- La libertad y equidad de todo el sector magisterial.

Los Obispos de México, desde el mes de octubre de 2013, es decir meses antes de la entrada en vigor de la Reforma Educativa del pasado Gobierno Federal, señalamos en el documento colegiado: Educar para una Nueva Sociedad, nuestra mayor preocupación por el hecho de que algunos grupos sindicales contaban con un poder político inadecuado, que les permitía sentarse a la mesa con la autoridad, con el fin de negociar condiciones laborales, -entre otras-, mermando el valor central educativo, es decir, el interés superior de los niños, adolescentes y jóvenes, hoy finalmente reconocido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

A la letra, el numeral 22 del citado Documento, entre otras cosas, señalaba:

“Los privilegios derivados de la centralización y de prácticas corporativistas y clientelares de los sindicatos, generaron una estructura de dominación y de control que ha vulnerado la autonomía del proceso educativo y ha despojado de capacidad de decisión a la escuela y al maestro y contaminado gravemente la noble tarea de educar”.

Nos preocupa que hoy, la Rectoría del Estado, quede en entredicho, por la presión de estos grupos, impidiendo el ejercicio efectivo de la libertad de sociedad y gobierno, en la estructuración de un nuevo Sistema Educativo Nacional.

3.- El ejercicio de la libertad de educación de los padres de familia, primeros responsables de la educación de cada niño, adolescente y joven, así como la libertad de asociarse, entre particulares para ofrecer una educación particular.

Los tres proyectos de ley que se discutirán próximamente en el Congreso, de manera declarativa, reconocen y alientan la participación de los padres de familia, en la educación de los hijos, abriendo tímidos espacios para su participación. En ninguno momento se les reconoce como “los principales responsables de la educación” de sus hijos, sino sólo como “corresponsables” de ella (Cfr. Proyecto de Ley General de Educación, artículo 78). Por otro lado, no se prevé, ninguna disposición, estructura, presupuesto o mecanismo formal de representación, para su promoción concreta y organizada, sino que se les coloca dentro del multiforme mundo de la participación social, al mismo nivel que otros actores de la sociedad, la economía, el mundo de la comunicación y la sociedad civil. Es decir, se reconoce su derecho, pero no se abren espacios reales de libertad para el ejercicio de sus derechos. Cabría decir, que lo mismo sucede con la educación particular. El reciente Proyecto de Ley General de Educación, contiene nuevas disposiciones para su vigilancia y control, pero ninguna para su promoción.

Curiosamente, y siguiendo viejas visiones estatistas, se acentúa la comunidad escolar como el centro de los procesos educativos a cargo del Estado, cuando ha sido demostrado por la misma historia, que es necesario impulsar su trabajo de la mano de múltiples esfuerzos de educación no formal, que realizan principalmente las familias, así como muchos otros espacios de la sociedad, centros de escultismo, arte, deporte, cultura, entre otros. No olvidemos que los niños, adolescentes y jóvenes, pasan solamente entre 4 y 8 horas en la escuela, diariamente, en cinco días de la semana, mientras las otras 16 a 20 horas, así como los fines de semana, participan de otros ambientes. Hoy se requiere de una visión mucho más realista de la complejidad de los procesos educativos en los ambientes formales y no formales.

El Papa Francisco insiste continuamente en recuperar “el pacto educativo”, entre el gobierno, la familia y la sociedad en su conjunto. Además de reconocer plenamente sus derechos, deben abrirse espacios de ejercicio y promoción libre del mismo.

4.- Finalmente la libertad de gestión de las autoridades de las entidades federativas, mismas que se debe garantizar a través del claro y honesto ejercicio del control presupuestal, así como la clara distribución de competencias.

En la esfera pública, como en otros muchos ambientes, la certeza en el manejo del recurso económico es fundamental para el libre ejercicio de las facultades dadas. Nos preocupa que en algunas materias, como por ejemplo todo lo que tiene que ver con la infraestructura educativa, queda en la discrecionalidad de la autoridad federal, el manejo de estos recursos, sometiendo a las autoridades de las entidades federativas a una dinámica velada de sumisión. Esto, sin duda alguna coarta su soberanía. Es muy importante que el Federalismo sea fortalecido en este esfuerzo de adecuación y estructuración del Sistema Educativo Nacional.

Como Episcopado Mexicano, expresamos nuestra voluntad de seguir participando en el ejercicio de nuestra libertad religiosa, dentro del contexto plural de nuestro País. Lo seguiremos haciendo con máxima prudencia y con la intención de buscar el mayor bien de todo el Pueblo Mexicano, incluyendo a sus autoridades.

Pedimos a Jesucristo, Señor y Maestro, cabeza de nuestra Iglesia, Madre y Maestra, nos dé la gracia de servir con pleno celo evangélico, a favor de la promoción de toda persona humana, y de la civilización del amor.

http://cem.org.mx/Mensajes/2469-Llamado-a-nuestros-legisladores-federales-y-a-nuestras-autoridades-educativas.html

+Rogelio Cabrera López

Arzobispo de Monterrey

y Presidente de la CEM

+Enrique Díaz Díaz

Obispo de Irapuato

y Responsable de la Dimensión Episcopal de

Pastoral Educativa y de Cultura de la CEM

Secretario General de la CEM

+Alfonso G. Miranda Guardiola

Obispo Auxiliar de Monterrey

Secretario General de la CEM

Pbro. Eduardo J. Corral Merino

Secretario Ejecutivo de la Dimensión

de Pastoral Educativa y de Cultura de la CEM

CONFERENCIA DEL EPISCOPADO DOMINICANO. Comunicado sobre el intento de la implementación de una política de género por parte del Ministerio de Educación de la República Dominicana..

Los Obispos de la República Dominicana enviamos un saludo a la nación desde la 57ª Asamblea Plenaria que cada año llevamos a cabo para planear y evaluar  el trabajo pastoral y social que realiza la Iglesia. En el marco de la reunión reflexionamos, entre otros temas,  sobre el intento de la implementación de una política de género por parte del Ministerio de Educación de la República Dominicana, situación que nos mueve a continuar alertando a la población acerca de la evolución que el concepto género ha tenido en las últimas décadas, que sin lugar a duda, conllevaría  a aceptar agendas nocivas en el proceso educativo.

Creemos en la equidad e igualdad de derechos y oportunidades  entre el hombre y la mujer; entendemos que esto es a lo que la mayoría de la población aspira; consideramos la necesidad de eliminar el término género de la política educativa para evitar la intromisión de la odiosa y destructiva ideología de género que estamos seguros la mayoría de la sociedad  no desea.

Como expresamos recientemente a través de un comunicado, ratificamos nuestra posición: la Orden Departamental 33-2019 carece de sustento que permita su aplicación. No podemos olvidar que en todos los países de América Latina la aplicación de una política de género, llamada así, ha abierto la puerta para la entrada de ideologías que destruyen la familia,  los valores y cultura, así como, desconocen conceptos científicos que son irrefutables.

En tanto, solicitamos que se derogue la Orden Departamental 33-2019 para poder iniciar un diálogo abierto, democrático, transparente y participativo. Por esto, apoyamos la iniciativa de laicos que se manifestaron con el lema “Con mis hijos no te metas”, pues son los que tienen más derecho para exigirlo.

La Iglesia siempre ha estado abierta al diálogo y a participar en los procesos que puedan contribuir al desarrollo de propuestas que construyan una sociedad más equitativa. A este respecto, en cuanto al tema de la Educación la Iglesia buscará siempre que se parta de bases y premisas que reflejen una antropología basada en la justa razón.

Exhortamos a todos los dominicanos a unirnos para llegar a sentar las bases de un diálogo que pueda construir un sistema que logre elevar el nivel educativo a la altura a la que la República Dominicana merece y que soñamos.

 

https://www.ced.org.do/comunicado-de-la-ced-fruto-de-la-asamblea-plenaria-2019/

 

Conferencia Episcopal Argentina. “Con esperanza, educación y trabajo, artesanos de una nueva Argentina”. 14 de marzo de 2019

Conferencia Episcopal Argentina

Mensaje final de la 117° Asamblea Plenaria:

Con esperanza, educación y trabajo, artesanos de una nueva Argentina

14  de marzo de 2019

Leer el Documento

Es ilegítima pretensión de Maduro de jurar otra vez como presidente. Exhortación del Episcopado Venezolano: “lo que hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron” 09-01-2019

Exhortación del Episcopado Venezolano: “lo que hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron” (Mt 25,40)

 

1.- Los Arzobispos y Obispos de Venezuela, con ocasión de la 111ª Asamblea Ordinaria, conscientes de nuestra responsabilidad espiritual y moral como ciudadanos y pastores, nos dirigimos al pueblo de Venezuela, al que pertenecemos y del cual somos servidores. Recibimos el año 2019, con la confianza puesta en Dios, como una buena oportunidad para el cambio que el país pide a gritos: la recuperación del Estado de Derecho según la Constitución y la reconstrucción de la sociedad venezolana, en dignidad, libertad y justicia para todos.  Queremos alentar la verdadera esperanza del pueblo, sustentada en el misterio de la Navidad que celebra que el Hijo de Dios se hace humano y pobre para hacernos más humanos y solidarios.

2.- Como pastores, tenemos la obligación de preguntarnos por el sentido ético de la gravísima situación que estamos viviendo. Nuestras apreciaciones nacen de una valoración moral sobre la dignidad humana violentada, el bien común irrespetado y la verdad manipulada. San Oscar Arnulfo Romero, profeta y mártir de América, dijo: “si hay un conflicto entre el gobierno y la Iglesia, no es porque la Iglesia sea opositora sino porque el conflicto ya está establecido entre el gobierno y el pueblo, y la Iglesia defiende al pueblo” (Homilía del 21-10-1979). Todo poder humano es transitorio y se legitima si en su ejercicio produce un bienestar colectivo con especial atención a los pobres y excluidos, logrando así una sana convivencia en la pluralidad y la diferencia. El pueblo venezolano vive una situación dramática y de extrema gravedad por el deterioro del respeto a sus derechos y de su calidad de vida, sumido en una creciente pobreza y sin tener a quien acudir. Es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder y pretender prolongar el fracaso e ineficiencia de estas últimas décadas: ¡es moralmente inaceptable! Dios no quiere que por el sometimiento a injusticias sufra el pueblo. Urge, por tanto, asumir el clamor popular de un cambio, de una concertación para una transición esperada y buscada por la inmensa mayoría.

3.- Como señalamos en nuestra Exhortación del 11 de julio de 2018, “reiteramos que la convocatoria del 20 de mayo (para elegir el Presidente de la República) fue ilegítima, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente impuesta por el poder ejecutivo. Vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución y en los más altos principios de dignidad del pueblo” (No temas, yo estoy contigo, n. 6). Por tanto, la pretensión de iniciar un nuevo período presidencial el 10 de enero de 2019 es ilegítima por su origen, y abre una puerta al desconocimiento del Gobierno porque carece de sustento democrático en la justicia y en el derecho.

 

 

4.- En esta crisis política, social y económica, la Asamblea Nacional, electa con el voto libre y democrático de los venezolanos, actualmente es el único órgano del poder público con legitimidad para ejercer soberanamente sus competencias. En efecto hace tres años (1-12-2016) el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, pidió que se restituyera cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución. El voto de confianza que el pueblo venezolano le ha conferido debe ser retribuido con el cumplimiento de los deberes de los diputados, diseñando y redactando las leyes que necesita el país para el restablecimiento de la democracia y la vuelta a la decencia y honestidad en la administración de los fondos públicos. El Papa Francisco en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año nos interpela: “la función y la responsabilidad política constituyen un desafío permanente para todos los que reciben el mandato de servir a su país, de proteger a cuantos viven en él y de trabajar a fin de crear las condiciones para un futuro digno y justo. La política, si se lleva a cabo en el respeto fundamental de la vida, la libertad y la dignidad de las personas, puede convertirse verdaderamente en una forma eminente de la caridad” (1-1-2019).

  1. Los venezolanos no podemos ser simples espectadores de lo que sucede en el país, pues somos ciudadanos y, como tales, actores de primer orden. La defensa de la libertad ha costado mucha sangre y muchos sufrimientos, para ver de lejos lo que la mayoría rechaza: políticas de hambre, persecución política, represión militar y policial, presos políticos, torturas, corrupción, ineficiencia e ineficacia en la gestión pública. Como ciudadanos y como instituciones nos toca asumir las responsabilidades que nos competen para mejorar la actual situación y recuperar el país con sus valores y potencialidades. Esto exige la articulación de todos los sectores sociales, promoviendo la creatividad y proactividad de muchas personas en la búsqueda de soluciones.
  2. Como dijo el Papa Francisco, es necesario buscar juntos caminos de “concordia” y entendimiento, de unión del pueblo venezolano, de respuestas a los múltiples problemas y de defensa de los derechos humanos que nos permitan superar la crisis y atender a los más pobres. ¿A quién bendice nuestro Dios en la actual situación dramática de Venezuela? La respuesta que nos da Jesús es clara, profunda y desafiante: “Vengan benditos de mi Padre… porque tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era emigrante y me recibieron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; en la cárcel y me vinieron a ver” (Mt 25,34-36). Es una pregunta acuciante para todas las personas de buena voluntad, cuya respuesta debe llevarnos a una acción eficaz.

7.- Somos conscientes que cuanto se haga por los más pequeños es a Cristo a quien se le hace, y por ello como Iglesia nos comprometemos en las diócesis y en las parroquias, en primer lugar, a seguir ayudando a la supervivencia, tanto de los más débiles y desprotegidos dentro del país como a los que han emigrado buscando trabajo y mejores condiciones de vida, así como refugio y asilo. En segundo lugar, a continuar trabajando en la defensa y promoción de los derechos humanos, en particular de los que carecen de todo, de los amenazados de muerte, de los perseguidos y privados de libertad. En tercer lugar, con mayor ahínco, nos proponemos seguir desarrollando programas de formación y organización que permitan la recuperación de la institucionalidad democrática y la reconstrucción del país de una forma pacífica. Todo esto enmarcado en el proceso de evangelización que promueve los valores de verdad, autenticidad, justicia, solidaridad, paz, reconciliación y fraternidad.

  1. Tenemos muchas razones para agradecer a personas e instituciones. Al Santo Padre Francisco por su constante cercanía y preocupación por nuestra patria. El 7 de enero de 2019, el Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, expresó: “Deseo para la amada Venezuela que se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la crisis política, social y económica, vías que consientan asistir sobre todo a los que han sido afectados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y de paz”. Igualmente, agradecemos a las Iglesias y Gobiernos de diversos países su solidaridad y su atención a los compatriotas que, producto de la crisis, han tenido que dejar el país en búsqueda de mejores condiciones de vida. Apreciamos el trabajo pastoral y de solidaridad que desarrollan día a día los sacerdotes, diáconos, religiosas y laicos, así como las muchas iniciativas que en este campo se están llevando adelante desde Cáritas a nivel nacional, diocesano y parroquial, desde la comisión de Justicia y Paz y las vicarías de Derechos Humanos, de otras organizaciones y asociaciones. Invitamos a articular iniciativas y proyectos en favor del pueblo a los hermanos de otras iglesias y de otras religiones, a las instituciones públicas y privadas, a los empresarios, profesionales, trabajadores y obreros, para trabajar por la paz y por un mejor país.

9.- Como creyentes cultivemos la oración personal y comunitaria. Con María, proclamemos que la misericordia de Dios llega a sus fieles de generación en generación, “porque el Señor hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón y derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes” (Lc 1,51-52). Aprendamos de María, nuestra Madre, que Tú, Señor Jesús, eres el alfa y la omega, el principio y fin de nuestra existencia, nuestro pan para el largo camino, nuestra alegría completa, nuestra paz duradera. Amén.

Con nuestra bendición,

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela

CENTÉSIMO UNDÉCIMA

ASAMBLEA PLENARIA ORDINARIA

DEL EPISCOPADO VENEZOLANO

Caracas, 9 de enero de 2019

 

Conferencia de Obispos Católicos de Canadá advierte de repercusiones negativas de la legalización de marihuana. 17.10.2018

(Aciprensa) En medio de la controversia por la legalización del uso recreacional de la marihuana en el país, los obispos de Canadá advirtieron de los “problemas éticos” y de las “repercusiones negativas” de esta política.

La “Ley Cannabis”, conocida también como C-45, tuvo su aprobación final en el Senado de Canadá en junio de este año, y entró en vigor el 17 de octubre. La norma permite que personas mayores de edad usen libremente marihuana y poseerla en una cantidad no mayor de 30 gramos.

También se permitirá el cultivo en los hogares para uso personal.

Canadá es el segundo país en el mundo en legalizar el consumo recreacional de la marihuana, después de Uruguay, que aprobó una ley similar en 2013.

El gobierno canadiense podría percibir más de 657 millones de dólares al año en impuestos a la marihuana.

En un comunicado publicado el 17 de octubre, la Conferencia de Obispos Católicos de Canadá señaló que la Iglesia “continúa subrayando los problemas éticos involucrados con el uso y abuso recreacional de esta droga: los riesgos negativos que impactan en la salud psicológica y física, los crecientes problemas de una sociedad más y más dependiente de las drogas y el alcohol, la posibilidad de daño cerebral, especialmente a aquellos menores de 25 años”.

Los obispos advirtieron además sobre “las repercusiones negativas sobre las familias y comunidades locales”.

Además, criticaron “la disposición de negocios y gobiernos a explotar la droga para intereses comerciales y como una fuente de ingresos tributarios, poniendo así aún más en peligro la búsqueda del bien común”.

De acuerdo a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, las investigaciones actuales muestran que “es significativamente más probable que los consumidores de marihuana —comparado con los no consumidores— presenten trastornos mentales crónicos, incluida la esquizofrenia”.

Algunos consumidores de marihuana tienen un riesgo mayor de sicosis”, señala CDC en su sitio web, y añade que “el consumo de marihuana también ha sido vinculado a la depresión y a la ansiedad, así como a pensamientos suicidas entre los adolescentes”.

Los obispos canadienses recordaron luego que, del 29 de noviembre al 1 de diciembre de este año, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano acogerá una conferencia internacional sobre “Drogas y Adicciones: Un obstáculo al Desarrollo Humano Integral”.

“El ‘flagelo del narcotráfico’ favorece la violencia y siembra las semillas del sufrimiento y muerte, ha dicho el Papa Francisco varias veces, a lo cual la respuesta de la sociedad debería ser actos de valentía y la resolución de luchar contra todos los narcóticos”, concluyeron.

 

Leer el Documento

Los obispos del Congo denuncian la situación de medio millón de compatriotas expulsados de Angola. 31.10.2018

(Fides) «Hasta el 27 de octubre, Cáritas Congo ha contabilizado 508.505 personas que llegaron a territorio congoleño sin que parezca que las llegadas vayan a cesar», reza un comunicado de la Conferencia Episcopal de la Nación Congoleña (CENCO) sobre la expulsión masiva de la vecina Angola.

«Muchas de las personas expulsadas han declarado que están siendo sometidas a brutalidad y a graves violaciones de los derechos humanos por parte de la policía angoleña», denuncian los obispos en la declaración que fue dada a conocer a la Agencia Fides. A principios de octubre, las autoridades de Luanda emitieron una orden de expulsión contra migrantes congoleños empleados en el sector minero informal, en el noreste de Angola.

Una vez de regreso a la República Democrática del Congo, las personas expulsadas se encuentran sin ayuda. «Miles de niños, mujeres, ancianos, enfermos y personas con discapacidad están siendo abandonados, día tras día, como vulgar mercancía en suelo congoleño, en lugares donde la capacidad de acogida es totalmente insuficiente para permitirles recuperar un mínimo de dignidad», denuncia la Conferencia Episcopal Congoleña. «Sin saber cómo salir de la zona fronteriza ni adónde ir, la mayoría de la gente deambula por los pueblos de la frontera, donde son recibidos por personas de buena voluntad. Miles de personas se alojan en los locales de iglesias, escuelas y algunos edificios públicos. En ausencia de espacio suficiente, otros acampan en refugios improvisados donde pasan la noche bajo las estrellas».

La zona donde se registra el mayor número de personas expulsadas de Angola es la provincia de Kasai, «que sufre todavía las heridas de la crisis del fenómeno ‘Kamuina Nsapu’, que devastó la zona hace aproximadamente un año. Sólo en Kamako hay 206.680 personas, un número que supera con creces el de los habitantes de esta pequeña aldea», informan los obispos.

«La expulsión masiva de los congoleños tiene lugar dos meses antes de las elecciones generales en República Democrática del Congo (RDC) y corre el riesgo de interrumpir el curso normal de este importante acontecimiento largamente esperado por el pueblo congoleño», subrayan los obispos, quienes también dicen estar «preocupados por la paz entre la RDC y Angola, que comparten más de 2.000 kilómetros de frontera con muchos grupos étnicos que se extienden por ambos países».

Los obispos le piden al gobierno de Kinshasa que ponga en marcha urgentemente programas de reinserción social y económica de las personas expulsadas; mientras que solicitan a intervención de la Unión Africana y a la SADC (Comunidad Económica del África Austral, a la que pertenecen Angola y la RDC) para que inviten a los gobiernos de Luanda y Kinshasa a dialogar »a fin de que juntos puedan encontrar una solución a la situación de los congoleños que se encuentran en una situación irregular en Angola.

 

Leer el Documento

Las comisiones episcopales argentinas reiteraron la preocupación por la pretendida imposición de «la ‘ideología de género» al proyecto de educación. 26 de octubre de 2018

Ante la intención de realizar cambios a la ley de Educación Sexual Integral vigente y la introducción de contenidos que van contra la cosmovisión cristiana en este tema, tres comisiones episcopales consideran necesario recordar la distinción entre sexo, género e ideología. Y reiteraron la preocupación por la pretendida imposición de «la ‘ideología de género» al proyecto de educación.

 

Leer el Documento

Mensaje de los Obispos Catolicos de Cuba con ocasión del proceso de consulta del Proyecto de Constitución de la República de Cuba. 24 de octubre de 2018.

“…Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo.

Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios los creó. Hombre y mujer los creó”

Génesis 1, 26-27

 

Queridos hermanos:

  1. Hemos querido comenzar nuestro mensaje con el clásico y hermoso pasaje sobre la creación del ser humano que se relata en el primer libro de la Biblia: el Génesis. De manera poética y figurativa nos transmite importantes verdades sobre nuestra naturaleza. El hombre y la mujer comparten la misma naturaleza y son iguales en dignidad y derechos. Tienen el mandato de procrear y poblar la tierra y, además, autoridad, derechos y deberes para utilizar y administrar los bienes que les han sido dados para su provecho, el de su familia y el de la sociedad. También tienen la obligación de cuidar la tierra por su valor en sí misma y porque es reflejo de la belleza de Dios. Estos principios constituyen un patrimonio adquirido por la humanidad, tanto por los creyentes como por los no creyentes. Sirvan estas premisas como prólogo de nuestro mensaje.

LA IMPORTANCIA Y ALCANCE DE UNA CONSTITUCIÓN

  1. Nuestro pueblo ha sido convocado y está inmerso en un proceso de consulta con el fin de que todos los ciudadanos aportemos criterios y proposiciones que contribuyan a enriquecer la redacción de una nueva Constitución de la República de Cuba. La misma será presentada, a todos los cubanos, en referendo para ser aprobada o rechazada. El referendo popular será la última palabra de todo nuestro pueblo sobre la Constitución. Por eso, conviene resaltar la importancia del mismo como un acto en el que cada ciudadano está llamado a expresarse con el ‘sí’ o el ‘no’ mediante su voto, o absteniéndose de hacerlo.
  2. Como pastores comprendemos, a partir de los procesos que ha vivido nuestra Nación, a quienes piensan que su opinión no cuenta. Sin embargo, queremos invitar a todos nuestros compatriotas a optar por una participación consciente y responsable. De igual forma solicitamos a las autoridades que guían el siguiente proceso que las opiniones y aportes recogidos sean tenidos en cuenta.
  1. Es sabido que los diferentes temas presentes en el texto son motivo de frecuente conversación y toma de posiciones que han generado muchos intercambios de opiniones y debates, manifestando diferentes posturas: unos participando con sus aportes, otros con cierta reserva y también quienes consideran que ya todo está decidido. Es lógico que sea así, pues es signo de la pluralidad de posturas, de interés y de preocupación, ya que sabemos que la Constitución de un país debe reflejar las características de la sociedad y determina, de muchas maneras, la vida de los ciudadanos y su futuro, también la convivencia entre ellos, la participación en la toma de decisiones que afectan sus vidas y las relaciones de los mismos con el Estado y la sociedad.
  2. De modos diversos y en reiteradas ocasiones, muchos nos preguntan acerca del parecer de la Iglesia sobre determinados aspectos contemplados en el proyecto constitucional que está siendo debatido. Por tales motivos, como obispos, queremos dirigirnos a ustedes, miembros de nuestras comunidades, y a todas aquellas personas que también han expresado su deseo de conocer nuestro pensamiento. Nos mueve y fundamenta la fe en Jesucristo Salvador de todos los hombres, la fuerza de su Palabra que nos inspira y sostiene, el amor y la búsqueda del bien para nuestro pueblo.
  3. Partimos de una frase martiana que expresa el sentido y valor que él le daba a la Carta Magna de una nación: “Una Constitución es una ley viva y práctica que no puede construirse con elementos ideológicos”[1]. La Constitución es la ley fundamental de una nación que fija la organización de la sociedad y los derechos, deberes y garantías de los ciudadanos. De ahí que deba reflejar “los principios y valores esenciales y mínimos, lo que implica no abarcar y expresar en detalle todos los ámbitos de la vida política, económica y social”[2]. También es legítimo afirmar que la Constitución no se puede subordinar a leyes, decretos, resoluciones, partidos políticos, ideologías, disposiciones o sentencias judiciales, ya que una Carta Magna prevalece por encima de todos ellos. Es oportuno recordar que “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado”[3]. Además, la Constitución en cuanto Ley Fundamental, se aplica por igual a todos los ciudadanos e instituciones sin importar la índole de los mismos. “El hombre no manda a otro hombre; la ley los manda a todos”[4]
  4. Así mismo, por la importancia de la Constitución como referencia última de la legalidad en la Nación y dada su supremacía sobre cualquier interés particular, como expusimos anteriormente, consideramos no solo aconsejable sino necesario, que la misma Constitución disponga la creación de un Tribunal de Garantías Constitucionales con la finalidad de salvaguardar los derechos que en ella se refrendan.
  5. Resaltamos que la persona humana es, por su intrínseca libertad y dignidad, el sujeto y centro de todos los derechos y deberes que garantiza una Constitución, que siempre debe estar en beneficio de la persona para así sustentar la convivencia de todos.

LA DIGNIDAD DEL HOMBRE Y DE LA MUJER

  1. Esta afirmación, mirada desde nuestra fe, expresa que cada ser humano, por ser criatura de Dios, posee una dignidad particular que lo pone por encima de todo lo creado. Esta constatación hizo exclamar al autor del Salmo 8 (5.7) de la Biblia, lleno de admiración y agradecimiento:

“(Señor), ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él

el ser humano para darle poder?…

Lo coronaste de gloria y dignidad,

le diste el mando sobre las obras de tus manos,

todo lo sometiste bajo sus pies”.

  1. Estas verdades sobre la persona humana fueron también expresadas por nuestro José Martí cuando afirmó: “…dígase hombre, y ya se dicen todos los derechos…”[5], para indicar que cada persona viene a este mundo con la dignidad y los derechos que pertenecen exclusivamente a su condición humana.
  2. A lo largo de la Historia, por el mal uso de la libertad que Dios le dio al hombre, los seres humanos no nos hemos tratado con el respeto que merece nuestra dignidad. A través de los siglos han sido muchas las guerras, tiranías, violencias, discriminaciones, injusticias y muchos desastres más, por lo que no es de extrañar que, terminado el horror de la Segunda Guerra Mundial, las naciones sintieran la necesidad urgente de poner por escrito y ratificar públicamente los derechos que todo ser humano tiene por la simple razón de serlo. Nuestro país tuvo mucho que ver en este empeño que se materializó en los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS

  1. Visto lo anterior, apreciamos que el proyecto constitucional (art.39) haya querido tener en cuenta el respeto y la aplicación de los derechos humanos reconocidos en diversos tratados internacionales de los cuales Cuba es signataria. Igualmente valoramos la declaración de que las personas son iguales en su dignidad, en sus deberes y derechos, sin discriminación alguna[6]. Al mismo tiempo lamentamos la ausencia del reconocimiento a la diversidad de opinión política (cf. art 40), así como también sería necesario explicitar que el derecho a la vida (cf. art. 43) debe respetarse desde el momento de la concepción del individuo hasta la muerte natural y, a su vez, sería de desear que abarque la exclusión de la pena de muerte.
  2. Del mismo modo se requiere un mayor esclarecimiento sobre el derecho a la objeción de conciencia (art 59), de manera que la preservación del derecho de unos no implique violentar el derecho y la conciencia de otros. También se deben clarificar las causas, el alcance, los medios y límites en relación al art. 3 relacionado con la defensa de la Patria, para proteger la integridad y el ejercicio del derecho de las personas. El uso de la fuerza es un recurso extremo, solo justificado en determinadas circunstancias y en condiciones excepcionales y debe ser proporcional a las causas que lo provocan. La Iglesia siempre ha valorado el diálogo y el respeto mutuo como el mejor medio para superar los conflictos.
  1. También resaltamos que, el art. 40 añade a la Constitución vigente otras tres categorías como sujetos de derecho: “género, orientación sexual e identidad de género” que provienen de una evidente influencia de la llamada “ideología de género”, las cuales son innecesarias, porque bastaría con la categoría “sexo” para que queden comprendidos todos los miembros de la sociedad, tal como se reconoce en el art. 45: “la mujer y el hombre gozan de iguales derechos y responsabilidades…”.
  2. El sexo viene dado por la naturaleza y no es una construcción cultural adquirida, como propone equivocadamente la referida ideología de género, que se caracteriza por un fuerte subjetivismo, que lleva al individuo a decidir por sí mismo lo que es bueno y lo que es malo. De tal manera que, dicha ideología, sostiene entre sus postulados principales que cada persona elige su propia identidad sexual. Esta corriente ideológica ha venido introduciéndose en Cuba, entre otros, por algunos medios oficiales y por la influencia del mundo exterior.
  3. Así mismo, en el Proyecto de Constitución se reconoce a los ciudadanos “el derecho a profesar o no creencias religiosas, a cambiarlas y a practicar la de su preferencia, con el debido respeto a otros credos y de conformidad con la ley”[7]. Según lo anterior, y en correspondencia a lo que debe ser un Estado laico moderno, los obispos cubanos reafirmamos que la libertad de practicar la religión propia no es la simple libertad de tener creencias religiosas, sino la libertad de cada persona de vivir conforme a los valores de la fe que profesa, de expresarlos públicamente, teniendo por límite el respeto al otro. En nuestro caso concreto, esta libertad implica, además, el reconocimiento jurídico de la Iglesia y de su identidad y misión propias, lo que incluye la posibilidad de dar a conocer su enseñanza moral de acuerdo al Evangelio, de acceder de modo sistemático a los medios de comunicación, la libertad de enseñanza y de evangelización, de construir edificios y de adquirir y poseer bienes adecuados para su actividad; y la libertad de asociarse para fines no solo estrictamente religiosos sino también educativos, culturales, de salud y caritativos.

LA FAMILIA

  1. La Iglesia siempre ha considerado esencial el derecho y responsabilidad de la familia en la educación de sus hijos. Esto coincide con la Declaración de los Derechos Humanos, cuando dice: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos” [8]. Este principio se expresa en el Magisterio de la Iglesia de la siguiente manera: “La familia tiene una función original e insustituible en la educación de los hijos…”[9] “Los padres tienen el derecho y el deber de impartir una educación religiosa y una formación moral a sus hijos”[10]: “derecho que no debe ser cancelado por el Estado, antes bien debe ser respetado y promovido. Es un deber primario que la familia no puede descuidar o delegar”[11]
  2. Es oportuno recordar lo expresado por el Papa San Juan Pablo II en Santa Clara: “¡Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón!”[12], por esto apreciamos el papel que el proyecto constitucional le otorga a la familia, y la disposición para que ésta cumpla su misión como célula básica de la sociedad, tal como está formulado en el art. 67. Sin embargo, en lo referente a la educación, los principios básicos señalados en el párrafo anterior no están suficientemente expresados, pues, como se afirma en el art. 95b “la enseñanza es función del Estado …” y, a su vez, en los art. 72 y 84 es de señalar que la contribución atribuida a la familia aparece enumerada en último lugar, posteriormente al papel asignado al Estado y a la sociedad. Entendemos que ni el Estado ni ninguna otra institución deben apropiarse esta delicada misión.
  3. Los obispos consideramos mal fundado y erróneo que aparezca en el proyecto constitucional (art. 68) una definición del matrimonio como “la unión de dos personas con aptitud para ello, a fin de hacer vida común”. Al expresar este criterio no pretendemos desconocer, y en modo alguno menospreciar, la dignidad de ninguna persona, pues, a todas se les debe respetar su condición y su participación social. La enseñanza de la Iglesia siempre ha sido clara: el amor recíproco y complementario entre el hombre y la mujer fundamenta la vocación al matrimonio y a la familia, estableciendo una unidad que no puede equipararse a ninguna otra. Distinción no significa discriminación.
  4. Los obispos, también, apreciamos lo expresado en el proyecto constitucional sobre los derechos de la familia para alcanzar su pleno desarrollo y bienestar. Para satisfacer estos derechos y lógicos deseos es necesario que la Constitución brinde las posibilidades para que cada ciudadano tenga un salario que realmente satisfaga sus necesidades e, igualmente, han de garantizarse las prestaciones sociales necesarias para equilibrar la vida familiar, de modo que sea posible y alcanzable por todos sus miembros una vida estable y vivienda digna, hasta después de la vida laboral de los mismos. Por ello, nos permitimos recordar lo expuesto en nuestro mensaje “La Esperanza no defrauda”: “Cualquier proyecto social debe abrir espacios para los proyectos de vida personal y familiar de los ciudadanos y deben armonizarse mutuamente … Las aspiraciones de superación personal deben ser alentadas para lograr así una sociedad civil vigorosa que será siempre un bien necesario para todo país que aspire a una sana prosperidad social y económica, sostenida por sólidos pilares morales y espirituales” [13].

LA ECONOMÍA AL SERVICIO DEL BIEN COMÚN

  1. Como principio, la Doctrina Social de la Iglesia reconoce el destino universal de los bienes y la función social de la propiedad para lograr el desarrollo integral de la persona, la familia y el bien común. Por ello, nos complace que el Proyecto de Constitución también reconozca la propiedad privada, aunque siempre se deberá tener en cuenta que los límites de cualquier propiedad deben estar solamente condicionados por el principio descrito anteriormente. En este campo, consideramos que lo expuesto en el art. 28 en relación a la inversión extranjera, debe ser extendido al ciudadano cubano en virtud a lo refrendado en el art. 40 sobre “la igualdad de todos los cubanos en sus derechos, deberes y oportunidades sin discriminación alguna”.

CONCLUSIÓN

  1. Al concluir este mensaje queremos reconocer y valorar que, un buen número de cubanos, está ejerciendo su derecho a opinar y esto, en sí mismo, es un ejercicio beneficioso para las personas y la sociedad. Nosotros, como obispos y pastores de la Iglesia Católica en Cuba, no hemos pretendido hacer una exposición exhaustiva de todos los contenidos del proyecto constitucional, sino que deseamos iluminar aquellos aspectos que más nos han sido reclamados en orden al discernimiento y posterior decisión que cada uno deberá tomar según su conciencia y libertad.
  2. Pedimos a Dios que nos ayude a encontrar los caminos que favorezcan el crecimiento del respeto mutuo y el reconocimiento de la dignidad de cada persona. Sólo así se hará realidad el sueño de nuestros próceres, proclamado por Martí al desear que Cuba fuera una República “con todos y para el bien de todos”[14]. A nuestra Madre, la Virgen de la Caridad del Cobre, le pedimos que continúe acompañando la vida de nuestro pueblo. ¡La Caridad nos une!

 

La Habana, 24 de octubre de 2018.

Fiesta de San Antonio María Claret

(https://iglesiacubana.org/cocc/pages/articles/843)

 

+ Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba

+ Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de La Habana

+ Wilfredo Pino Estévez, Arzobispo de Camagüey

+ Emilio Aranguren Echeverría, Obispo de Holguín, Presidente de la COCC

+ Arturo González Amador, Obispo de Santa Clara, Vicepresidente de la COCC

+ Manuel Hilario de Céspedes y García-Menocal, Obispo de Matanzas

+ Jorge Enrique Serpa Pérez, Obispo de Pinar del Río

+ Álvaro Beyra Luarca, Obispo de Bayamo-Manzanillo

+ Domingo Oropesa Lorente, Obispo de Cienfuegos

+ Juan Gabriel Díaz Ruiz, Obispo de Ciego de Ávila

+ Silvano Pedroso Montalvo, Obispo de Guantánamo-Baracoa

+ Juan de Dios Hernández Ruiz SJ, Obispo Auxiliar de La Habana, Secretario General de la COCC

 

 

_______________________________________________________________________

[1] José Martí, Carta de New York, 23 de mayo de 1882, Obras Completas, Tomo IX, páginas 307 y 308.

[2] Proyecto de Constitución, Introducción al Análisis del Proyecto – Consideraciones finales, párrafo 3.

[3] Proyecto de Constitución, art. 10

[4]  P. Félix Varela. Cátedra de Constitución, Observación Segunda. Cita tomada del Libro “Escritos políticos”. Ed. Ciencias Sociales, 1977.

[5] José Martí. “Mi raza”, periódico “Patria”, Nueva York, 16 de abril de 1893. Obras Completas, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1976, Tomo 2, páginas 298 a 300.

[6] Declaración Universal de los Derechos Humanos, art. 2

[7]  Proyecto de Constitución de la República, art. 62

[8]  Declaración Universal de los Derechos Humanos, art. 26.3

[9]  Concilio Vaticano II, Declaración Gravissimum Educationis n. 3

[10] Concilio Vaticano II, Declaración Dignitatis Humanae n.5

[11] Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia n. 239

[12] San Juan Pablo II, Homilía en Santa Clara, 22 de enero de 1998.

[13] Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, Carta Pastoral “La Esperanza no defrauda”, 8 de septiembre de 2013, nn. 29-30

[14]  José Martí, Discurso “Con todos y para el bien de todos”, Liceo cubano de Tampa, EEUU, 26 de noviembre de 1891