La Iglesia en el mundo

Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Declaración ante la Aprobación del Código Orgánico de Salud.

            CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA

Declaración ante la Aprobación

del Código Orgánico de Salud

Agosto 26, 2020

En una Declaración emitida ante la aprobación del Código Orgánico de Salud, los Obispos Ecuatorianos hacen un firme llamado a quienes tienen responsabilidades institucionales, pidiéndoles que sitúen los derechos humanos en el centro de todas las políticas, incluidas las de cooperación para el desarrollo humano integral, aun cuando eso signifique “ir contra corriente”.

 

LEER EL DOCUMENTO

La hermana Dede Byrne sorprendió ayer en la convención del Partido Republicano con un discurso en defensa de la vida

La hermana Dede Byrne, de la comunidad de las Pequeñas Trabajadoras de los Sagrados Corazones de Jesús y María, sorprendió ayer en la convención del Partido Republicano con un discurso en defensa de la vida y en el que mostró el santo rosario.

La convención republicana, que tiene como fin oficializar la candidatura de Donald Trump en las próximas elecciones de noviembre, ha tenido lugar tan sólo unos días después de la del Partido Demócrata, en la que se oficializó la candidatura de Joe Biden, contando el evento con un momento de oración dirigido por el jesuita James Martin.

El discurso, que os ofrecemos completo en español, ha sido publicado en las redes sociales por el propio presidente de los Estados Unidos y ya cuenta con más de 1 millón de visualizaciones.

 

Texto completo del discurso:

Buenas noches. Soy la Hermana Dede Byrne, y pertenezco a la Comunidad de las Pequeñas Trabajadoras de los Sagrados Corazones de Jesús y María.

El pasado 4 de julio, tuve el honor de ser uno de los invitados del presidente en su celebración ‘Salute to America’. Debo confesar que recientemente oré mientras estaba en la capilla, rogando a Dios que me permitiera ser una voz, un instrumento para la vida humana. Y ahora estoy aquí, hablando en la Convención Nacional Republicana.

Supongo que será mejor que tengas cuidado con lo que rezas. Mi viaje a la vida religiosa no fue una ruta tradicional, si es que existe. En 1978, como estudiante de medicina en la Universidad de Georgetown, me uní al Ejército para ayudar a pagar la matrícula y terminé dedicándome 29 años al ejército, trabajando como médico y cirujano en lugares como Afganistán y la península del Sinaí en Egipto.

Después de mucha oración y contemplación, ingresé en mi orden religiosa en 2002, trabajando para servir a los pobres y enfermos en Haití, Sudán, Kenia, Irak y en Washington, DC La humildad es la base de nuestra orden, lo que hace que sea muy difícil hablar de mi. Pero puedo hablar sobre mi experiencia trabajando para aquellos que huyen de países empobrecidos y devastados por la guerra en todo el mundo. Todos esos refugiados comparten una experiencia común. Todos han sido marginados, considerados insignificantes, impotentes y sin voz. Y aunque tendemos a pensar que los marginados viven más allá de nuestras fronteras, la verdad es que el grupo marginado más grande del mundo se puede encontrar aquí en los Estados Unidos.

Son los no nacidos. Como cristianos, conocimos a Jesús por primera vez como un conmovedor embrión en el útero de una madre soltera y lo vimos nacer nueve meses después en la pobreza de la cueva. No es una coincidencia que Jesús defendiera lo que era justo y finalmente fuera crucificado, porque lo que dijo no era políticamente correcto ni estaba de moda. Como seguidores de Cristo, estamos llamados a defender la vida en contra de lo políticamente correcto o de la moda de hoy. Debemos luchar contra una agenda legislativa que apoya e incluso celebra la destrucción de la vida en el útero.

Tenga en cuenta que las leyes que creamos definen cómo vemos nuestra humanidad. Debemos preguntarnos: ¿Qué estamos diciendo cuando entramos en un útero y apagamos una vida inocente, impotente y sin voz? Como médico, puedo decir sin dudarlo: la vida comienza en la concepción. Si bien lo que tengo que decir puede ser difícil de escuchar para algunos, lo digo porque no solo soy pro-vida, soy pro-vida eterna. Quiero que todos acabemos juntos en el cielo algún día. Lo que me lleva al por qué estoy aquí hoy.

Donald Trump es el presidente más pro-vida que ha tenido esta nación, defendiendo la vida en todas las etapas. Su creencia en la santidad de la vida trasciende la política. El presidente Trump se enfrentará a Biden-Harris, que es la candidatura presidencial más anti-vida de la historia, incluso apoyando los horrores del aborto tardío y el infanticidio. Gracias a su valentía y convicción, el presidente Trump se ha ganado el apoyo de la comunidad pro-vida de Estados Unidos. Además, tiene una posición religiosa a nivel nacional detrás de él. Nos encontrarás aquí con nuestra arma preferida, el rosario. Gracias, señor presidente, todos estamos orando por usted.

Texto publicado en CNA. Traducido por InfoVaticana.

YOUSSEF ABSI, PATRIARCA DE ANTIOQUÍA Y DE TODO EL ORIENTE. LLAMAMIENTO EN FAVOR DE BEIRUT 2020.

LEER AQUÍ EL DOCUMENTO EN INGLÉS

 

Rabweh, August 10, 2020
To the faithful and friends of the Melkite Greek Catholic Church

Greetings in our Lord Jesus Christ!

Dear all,

The fourth of August 2020 was a catastrophic day in Lebanon due to the criminal explosion that occurred in the port of Beirut, impacting and shocking the capital and the entire country, which we are all still trying to wake up from. The explosion left behind, as the whole world has seen and witnessed, hundreds of victims and more than five thousand wounded, many of whom are in critical condition. The deadly blast destroyed a large number of buildings (70,000 homes estimated so far), leaving thousands of people in the city with a shattered house or without a house at all. All of this came amidst an unprecedented and extreme political, economic and health crisis. On Saturday, the eighth of August, we visited our brother, Metropolitan George Baconi, and we inspected together the damage that affected our children and their properties, as well as the damage to churches and institutions. We saw with our own eyes the horror of the disaster and heard with our own ears people’s screams of pain.

Thanks to God Almighty, many individuals and institutions took the initiative to contact the Patriarchate or the Archdiocese of Beirut to express their solidarity and their desire to provide moral and material support. From the first day, the Patriarchate, eparchies and monastic orders placed all their institutions and monasteries at the service of those affected. But this is not enough. The people of Beirut are going through an extremely difficult period psychologically, physically and financially, and this requires us to offer them everything within our power. Thus, we appeal to all of you to take the initiative of extending a helping hand in order to show, during these difficult times, the unity and strength of our Church in the face of this calamity and to stand with the weak who were the victims of the tragic explosion.

We ask everyone who would like to contribute to contact the Chancellery of our Patriarch in Rabweh at this email:
Patriarcat@melkitepat.org or to call the following numbers: +96176658803; +96179194306.

We pray to the Lord Jesus that the victims may rest in His peace, and be welcomed into His kingdom. We ask that, by His mercy, He heals the wounded, calms hearts, and comforts all those who are sad with His everlasting joy. We also ask Him to reward everyone who gives of their time or their money a hundredfold in return.

With our prayers and love!

YOUSSEF

Melkite Greek Catholic Patriarch Of Antioch and All the East

 

Melkite – Greek Catholic
PATRIARCHATE
Of Antioch and all the East
Damascus: Phone: +963/11/5446529 – 5414531– 5441030 * Fax: 963/11/5418966 *P.O. Box 22249 Damascus (Syria)
Raboueh: Phone: +961/4/413111 – 417566–525655– 525301 * Fax: 961/4/418113 * P.O. Box 70071 Antelias (Lebanon)
Website: www.melkitepat.org – email: patriarcat@melkitepat.org

Presidencia de la CEV emitió comunicado ante las elecciones parlamentarias.

¿Vale la pena ir a votar a las elecciones venezolanas convocadas para diciembre por el régimen de Nicolás Maduro? Parte de la oposición venezolana pide no participar en ellas, porque creen que será un fraude electoral. Pero los obispos venezolanos han difundido una nota animando a la población a votar de forma masiva.

La Conferencia Episcopal Venezolana emitió un Comunicado este 11 de agosto en vista de las elecciones parlamentarias que tendrán lugar en el país el próximo mes de diciembre. Conscientes de las irregularidades que se han cometido hasta ahora en el proceso de convocatoria y preparación del evento electoral, los prelados exhortan al pueblo a participar de forma masiva en estas elecciones, con la esperanza de “vencer los intentos totalitarios y el ventajismo de parte del gobierno”.

En el comunicado se hace presente, por otra parte, que el episcopado ha “permanentemente” llamado la atención, en sus reflexiones y exhortaciones, sobre el sufrimiento del pueblo “golpeado por la profunda crisis económica, social, moral, institucional y política que vive el país”, el cual ha sido “olvidado” por quienes asumieron el rol de representarlo en el campo político. Una crisis que ha sido agravada por la emergencia del COVID-19, que se ha extendido en un país ya “marcado por un grave deterioro del sistema sanitario nacional y por el colapso de los servicios públicos”.

Elecciones convocadas marcadas por irregularidades

Tal como señalan los obispos, las elecciones convocadas para diciembre han sido marcadas por una serie de irregularidades, como “la designación de los directivos del Consejo Nacional Electoral, la confiscación de algunos partidos políticos, la inhabilitación de candidatos, amenazas, persecuciones y encarcelamiento de algunos dirigentes políticos, el cambio del número de diputados y de circunscripciones electorales”, y han llevado a un grupo importante de líderes y de partidos políticos a manifestar su voluntad de no participar en las mismas.

Recordar lo sucedido en diciembre de 2005

Los prelados, en su lugar, señalan que los mismos “deben asumir la responsabilidad de buscar salidas y generar propuestas para el pueblo que durante años han creído en ellos pues la sola abstención hará crecer la fractura político-social en el país y la desesperanza ante el futuro”.

“Esta decisión de abstenerse priva a los ciudadanos venezolanos del instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional”, les dicen. “No participar en las elecciones parlamentarias y el llamado a la abstención lleva a la inmovilización, al abandono de la acción política y a renunciar a mostrar las propias fuerzas”, afirman, y recuerdan lo sucedido en diciembre de 2005, cuando la abstención “no llevó a nada positivo”.

De hecho, en aquel entonces más de un 70 por ciento de los votantes inscritos se abstuvo, lo que llevó el control total de la asamblea a manos del oficialismo.

Es necesaria la participación masiva del pueblo

De ahí que los obispos venezolanos exhorten al voto masivo, porque, como mencionado más arriba, “a pesar de las irregularidades, la participación masiva del pueblo es necesaria y podrá vencer los intentos totalitarios y el ventajismo de parte del gobierno”.

El comunicado está firmado por el Presidente de la CEV, Monseñor José Luis Azuaje Ayala, el Primer y segundo Vice-Presidente, Monseñor Mario del Valle Moronta y Monseñor Raúl Biord Castillo, el Secretario General, Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, y los Sres. Cardenales Baltazar Porras y Jorge Urosa Savino, ambos presidentes honorarios de la Conferencia Episcopal Venezolana.

https://www.religionenlibertad.com/

 

Declaración del instituto de filosofía práctica acerca de la pandemia ¿De coronavirus o de miedo?

“Tres son los azotes con los que castiga Dios: guerra, peste y hambre”,

San Bernardino de Siena

“¿Prefieres asentarte en el vicio, y ni la experiencia te persuade todavía a huir de la peste? Pues peste es la corrupción de la inteligencia mucho más que una infección”

Marco Aurelio

I.

Hasta ahora, de los grupos afines solo contamos con la Declaración de la Academia del Plata, aparecida este mes. Comenzaremos la nuestra con una breve glosa de la misma que señala una verdad elemental: nuestro país ya estaba mal antes del virus debido a un largo proceso de decadencia y alude a la “grieta” que más que económica, es cultural y religiosa, donde se enfrentan dos concepciones del hombre y del mundo.

La primera es “creacionista” y entiende que hombre y mundo son creaciones divinas y y que esa creación es finalista. La segunda “se agota en la inmanencia”. Como consecuencia, la primera considera que existe una naturaleza, regla y medida de nuestra conducta; la segunda, a la cual el bien y el mal le son ajenos, predica una libertad negativa “cuyo fundamento no está en el orden y mucho menos en la verdad, sino en la misma libertad”.

 

II.

El Decameron de Bocaccio comienza con palabras terribles motivadas por la Peste Negra que asoló a Europa a mediados del siglo XIV: “con tanto espanto había entrado esta tribulación en el pecho de los hombres y de las mujeres que un hermano abandonaba al otro y el tío al sobrino y la hermana al hermano, y muchas veces la mujer a su marido y o que mayor cosa es y casi increíble los padres y las madres a sus hijos, como si no fueran suyos”.

Para quienes respetamos a la historia y no tenemos el complejo de descubridor, las pestes no son algo nuevo. En Grecia las pestes, los terremotos, las inundaciones, se consideraban castigos divinos, sanciones terribles a la desmesura de los humanos, en especial de los gobernantes.  Así lo podemos observar en Hesíodo, el poeta de la vida campesina y en las tragedias tebanas de Sófocles; pues como escribió Werner Jaeger “en la poesía griega se encuentra como en germen la filosofía griega”.

Pero también este castigo por los pecados de los hombres aparece en el Antiguo Testamento, como se lee en el Levítico, donde Yahvé castiga las infidelidades de su pueblo y lo amenaza: “Si despreciáis mis preceptos y rechazáis mis normas… Yo enviaré la peste en medio de vosotros” (26, 25).

 

III.

Pero el corona virus actual tiene una característica muy especial: parece que no es natural, sino artificial, inventado en un laboratorio de una tiranía corrupta, la de China, que suma lo peor del capitalismo con lo peor del comunismo marxista, con la bendición del Vaticano y del obispo Sánchez Sorondo, para quien estamos ante un régimen que más allá de las apariencias concreta hoy la Doctrina Social de la Iglesia, aunque a costa de la desaparición de la Iglesia. Curiosa Doctrina Social de la Iglesia sin Iglesia, pues la verdadera, la clandestina, la que no es un apéndice del gobierno, traicionada por el Vaticano, está desapareciendo, pero hoy todo es posible

Es posible, aunque esté controvertida, la opinión de un profesor japonés de fisiología y medicina, el profesor Dr. Tasuku Honjo, que causó sensación en los medios al decir que el virus corona no es natural. Si fuera natural, no habrá afectado a todo el mundo así. Porque, dependiendo de la naturaleza, la temperatura es diferente en diferentes países; si fuera natural, solo habría afectado a países con la misma temperatura que China; en cambio, se extiende a un país como Suiza, de la misma manera que se extiende a zonas desérticas.  mientras que, si fuera natural, se habría extendido en lugares fríos, pero habría muerto en lugares cálidos.

Y agrega: he realizado 40 años de investigación sobre animales y virus.  No es natural. Está fabricado y el virus es completamente artificial.  He estado trabajando durante 4 años en el laboratorio de Wuhan en China.  Conozco bien a todo el personal de este laboratorio.  Los llamé a todos después del accidente de Corona.  pero, todos sus teléfonos han estado muertos por 3 meses.  Ahora se entiende que todos estos técnicos de laboratorio están muertos. Porque en China hoy se mata a mansalva y tiene el récord   de la pena de muerte en el mundo. Como no publica estadísticas es difícil precisar su número que sería alrededor de cinco mil, lo cual es una enormidad comparando con los Estados Unidos donde no llegan al centenar.

El científico japonés concluye: “basado en todo mi conocimiento e investigación hasta la fecha, puedo decir esto con 100% de confianza de que Corona no es natural.  No vino de los murciélagos.  China lo hizo.  Si lo que digo hoy resulta ser falso ahora o incluso después de mi muerte, el gobierno puede retirar mi Premio Nobel, pero China está mintiendo y esta verdad algún día se revelará a todos”.

Coincide con el nipón, el también Premio Nobel, Luc Montagnier, descubridor del virus de Sida, quien afirma que el Corona es artificial, una operación de ingeniería genética.

 

IV.

El virus es como un espejo ha dicho con razón el profesor Frank Snowden, pues muestra la realidad que tiene delante, “a todos nos desnuda, al tiempo que cuestiona cómo estamos viviendo”.

La peste llega a nuestra doliente Argentina, castigada “de antemano: déficit habitacional, infraestructura sanitaria insuficiente, falta de reservas y de crédito para el aumento del gasto que la pandemia exige. Este paisaje refleja la magnitud de la deuda que tienen los políticos con un pueblo que, una y otra vez, los vuelve a votar, luego de haber sido traicionado tantas veces”

“Pero, nuestra clase política odia el espejo. No quiere ver esa deuda que el pueblo le reclama… y se aferra a sus privilegios… Señalar que un senador cuesta diez veces más de lo que cuesta en España, según ilustra Roberto Cachanosky, es cuidar la política… Tampoco el presidente asume esa deuda… el presidente debe abandonar la política facciosa y el cálculo mezquino… Tal vez debe dejar de ser lo que era” (Héctor Guyot, “Como todos, el Presidente debe cambiar”, La Nación, 4/4/2020).

Sin embargo, el presidente no cambia y en lugar de consolidar a la multitud en “la unidad de la paz”, primer elemento del bien común político, profundiza la grieta, muestra al camionero Hugo Moyano como “ejemplar” mientras llama “miserables” a los empresarios a quienes insta a “ganar menos” (Pablo Sirvén “La endiablada semana de Alberto Fernández, La Nación,5/4/2020).

Si quisiera cambiar, los primero que tendría que hacer es despedir a su ministro de Salud, el infatigable abortista Ginés González García, quien mostrando su carencia de prudencia política  cuya parte más importante es el ver lejos, el anticiparse a los sucesos y poder operar sobre los mismos, hace unos meses pronosticó: “Hay una muy baja probabilidad de que llegue al país el coronavirus, es un virus circunscripto a China, que hizo cosas excepcionales, como tener en cuarentena a 50 millones de personas” (Jorge Rosales, “La goleada de Bolsonaro” en La Nación, 22/3/2020).

 

V.

El INFIP es laico, no depende de ninguna autoridad eclesiástica, pero la mayoría de quienes lo integramos somos católicos; por eso debemos preguntarnos ¿cómo reaccionó la Iglesia en tiempos anteriores castigados por pestes y cómo reacciona hoy?

El siglo VI fue azotado por la peste bubónica y una de sus víctimas fue el Papa Pelagio II; su sucesor, Gregorio Magno, hizo un firme llamado a la penitencia con un vibrante sermón: “Mirad a vuestro alrededor y ved la espada de Dios desenvainada sobre todo el pueblo. La muerte nos arrebata repentinamente del mundo sin concedernos un instante de tregua. ¡Cuántos están en poder del mal nuestro alrededor sin poder pensar siquiera en la penitencia!” (Citado por nuestro amigo Jorge Martínez en su excelente artículo “Pestes, historia y literatura” publicado en La Prensa, el 22/3/2020.

En el siglo XIX Buenos Aires fue azotada por la fiebre amarilla, en la cual murieron 14.000 de sus 180.000 habitantes. Y en el siglo pasado la gripe española hizo estragos en nuestro país entre 1918 y 1920.

Como Instituto de Filosofía Práctica aconsejamos ante la situación el ejercicio de la prudencia, la primera de las virtudes cardinales con todas sus partes de la dimensión cognoscitiva: memoria, docilidad, intelección de lo concreto, razón “industriosa” y sagacidad, la antigua solercia, y de su dimensión imperativa, la más importante: providencia, circunspección y cautela. Porque esta virtud no se reduce a la cautela, ya que como escribió humorísticamente el Padre Leonardo Castellani, para prevenirnos de tantos cautelosos en exceso, con referencia al político: su primera virtud debe ser la prudencia, la segunda, la imprudencia.

En marzo de este año un obispo francés entendemos que dio en la tecla acerca de cual debe ser nuestra actitud ante la pandemia con un valeroso comunicado que hubiéramos querido ver, aunque fuera en uno solo de nuestros apichonados pastores vernáculos: Escribe el actual obispo de Ars-Belley. Pascal Roland: “Más que a la epidemia de coronavirus ¡debemos temer a la epidemia del miedo! Me niego a ceder al pánico colectivo y no tengo la intención de emitir instrucciones para mi diócesis. ¿Dejarán de reunirse los cristianos para rezar? ¿Renunciarán a a ayudar a sus semejantes? Aparte de las medidas de prudencia para no contagiar a otros cuando se está enfermo, no es oportuno agregar más”.

“Recordemos que en situaciones mucho más graves y cuando los medios sanitarios no eran los actuales, los cristianos rezaban en forma colectiva, ayudaban a los enfermos, asistían a los moribundos y sepultaban a los muertos. Los discípulos de Cristo no se apartaron de Dios ni se escondieron de sus semejantes”.

“¿No resulta revelador de nuestra relacióstorsionada con la realidad de la muerte el pánico colectivo que presenciamos? ¿No manifiesta la ansiedad que provoca la pérdida de Dios? Queremos ocultar que somos mortales y cerrándonos a la dimensión espiritual de nuestro ser, perdemos terreno. Debido a los progresos técnicos ¡pretendemos dominarlo todo y ocultamos que no somos dueños de la vida!”

“Esta epidemia nos recuerda afortunadamente nuestra fragilidad humana!, que todos somos vulnerables. ¡Parece que hemos perdido la cabeza! Vivimos en la mentira. ¿Por qué enfocar la cuestión solo en el coronavirus?

“Alejada de mí la idea de cerrar iglesias, suprimir misas… porque una iglesia no es un lugar de riesgo, si no un lugar de salvación, de esperanza. ¿Deberíamos sellar a piedra y lodo nuestras casas? ¿Deberíamos saquear los supermercados y acumular reservas? ¡No! Porque un cristiano es consciente de que es mortal, pero sabe en quien ha puesto su confianza: cree en Jesús”.

“Un cristiano no se expone innecesariamente, pero tampoco trata de preservarse. Siguiendo a su Maestro y Señor crucificado, aprende a entregarse a sus hermanos más frágiles desde la perspectiva de la eternidad”.

Este es un obispo. Como expresara Teodosio el Grande rodeado de prelados adulones, respecto a San Ambrosio que lo excomulgara y lo obligara a meses de penitencia con motivo de la masacre de Tesalónica: conozco uno solo que merece el nombre de obispo: es Ambrosio. No tenemos nada que agregar, sino solo. en esta época de pigmeos, rendir homenaje a tres grandes: San Ambrosio, Teodosio y monseñor Pascal Roland.

 

Buenos Aires, mayo 26 de 2020.

 

Bernardino Montejano

Presidente

Juan Antonio Vergara del Carril

Secretario

 

 

 

Comunicado CECOR. En apoyo a la campaña “40 Días por la Vida”

Leer el Documento

Próximo 1 de diciembre

Obispos apoyan la marcha «A la vida digo sí» para evitar la regulación del aborto en Costa Rica

La marcha es convocada por el Frente Nacional por la Vida para exigir al presidente Carlos Alvarado que no firme la norma técnica que regularía la práctica del aborto.

(ACI Prensa) Los obispos de Costa Rica expresaron su apoyo a la marcha «A la vida digo sí» que se realizará el 1 de diciembre, convocada por el Frente Nacional por la Vida para exigir al presidente Carlos Alvarado que no firme la norma técnica que regularía la práctica del aborto.

«Como pastores de la Iglesia costarricense queremos, una vez más, sumarnos a toda iniciativa ciudadana que busca, con celo y ahínco, el respeto de la vida humana en todas las etapas de su vida, especialmente en el vientre de su madre», expresaron los obispos en un comunicado ayer 13 de noviembre.

El Frente Nacional por la Vida congrega a todos los componentes provida de Costa Rica. La marcha «A la vida digo sí» comenzará el domingo 1 de diciembre a las 11:00 a.m. desde el Parque Central hacia el Edificio Colón. Los organizadores invitan a las personas que desean participar llevar en la medida de lo posible un distintivo azul.

En su comunicado, los obispos reafirmaron que «la vida humana es sagrada e inviolable» y que todo derecho civil descansa en el primer y fundamental derecho a la vida, «que no está supeditado a ninguna condición, ni cualitativa, ni económica, ni mucho menos ideológica».

«Los que deben nacer –afirman los obispos– deben ser siempre escuchados, por lo que, en definitiva, la vida siempre debe ser tutelada y amada desde la concepción a su fin natural».

Por ello, reiteraron su «más firme oposición a todo atentado directo contra la vida», especialmente contra el más indefenso e inocente como es el no nacido, que es «el inocente por antonomasia».

Asimismo, recordaron a los fieles que el Concilio Vaticano II señala que «el aborto y el infanticidio son crímenes abominables». «A quien es cristiano le incumbe este testimonio evangélico: tutelar la vida con valentía y amor en todas sus fases», expresaron los prelados.

Los obispos de Costa Rica culminaron su comunicado poniendo la marcha «A la vida digo sí» en las manos de Cristo «bajo el amparo de su Madre María, Nuestra Señora de los Ángeles».

 

CECOR: Obispos expresaron al Presidente de la República sus preocupaciones sobre la así llamada “Norma técnica”.

Leer el Documento

Defensa de la vida desde la concepción

Los Obispos eméritos de Costa Rica piden al presidente rechazar norma técnica del aborto

En un comunicado publicado, los obispos eméritos pidieron al presidente de la República Carlos Alvarado no firmar la norma técnica que regularía el mal llamado aborto «terapéutico» en el país.

(ACI Prensa) Los obispos eméritos de Costa Rica se unieron a la Conferencia Episcopal en su llamado a la defensa de la vida desde la concepción y pidieron al presidente de la República Carlos Alvarado no firmar la norma técnica que regularía el mal llamado aborto «terapéutico» en el país.

A inicios del 2019, el entonces ministro de la Presidencia de Costa Rica, Rodolfo Piza, dijo que en el transcurso del año tendrían lista una norma técnica para permitir el aborto terapéutico. Recientemente, el presidente Alvarado se comprometió a firmar dicha norma.

El aborto es un delito incluido en el Código Penal de Costa Rica, despenalizado únicamente en casos de riesgo de vida de la madre. La Constitución Política afirma en su artículo 21 que «la vida humana es inviolable».

«Nos unimos al clamor vehemente de nuestros hermanos obispos de la Conferencia Episcopal, quienes acertadamente interpretan el sentir nacional por la defensa y cuidado de la vida, de manera que nuestro presidente no puede quedar indiferente, ni dejarse presionar por minorías y menos aún por políticas ideológicas», señalaron los obispos en un comunicado publicado el viernes 1 de noviembre.

Los obispos eméritos reconocieron que la Conferencia Episcopal ha «asumido una actitud responsable y valiente ante la eventual firma de la norma técnica sobre el aborto no punible en el país».

«Con nuestra actitud pastoral, lejos de herir a nuestros gobernantes pedimos con la fuerza de nuestra fe al Altísimo y a la Virgen de los Ángeles, Patrona de Costa Rica, que iluminen a nuestras autoridades, para que acierten en una decisión tan trascendental, que compromete el futuro de nuestra patria y con ella el de la humanidad, de la cual somos parte integrante», resaltaron.

La prelados hicieron este pedido considerando «que Costa Rica ha tenido a lo largo de su historia una cultura provida y no de promuerte, que está institucionalizada en la Carta Magna artículo 21 y en el Código de Familia, como lo recuerdan acertadamente nuestros obispos».

También indicaron que «los costarricenses en su mayoría somos defensores de la vida y que existen organizaciones provida: Médicos abogados, farmacéuticos, casi la mitad de los legisladores de la Asamblea Legislativa y muchos grupos que son conscientes de que la vida es sagrada e inviolable, desde su concepción hasta su término natural».

«Se ha de tener la convicción que la prohibición del aborto es una cuestión humana y no de índole religiosa», subrayaron.

Finalmente recordaron que la mayoría del pueblo costarricense que «eligió a las autoridades de gobierno, clama para que se respete la vida, como derecho fundamental humano».

El comunicado fue firmado por Mons. Ignacio Trejos, Obispo emérito de San Isidro de El General; Mons. José Rafael Barquero, Obispo emérito de Alajuela; Mons. Hugo Barrantes, Arzobispo emérito de San José; Mons. Guillermo Loria, Obispo emérito de San Isidro de El General; Mons. Vittorino Girardi, Obispo emérito de Tilarán- Liberia; Mons. José Francisco Ulloa, Obispo emérito de Cartago; Mons. Ángel Sancasamiro, Obispo emérito de Alajuela.

El 17 de octubre la Conferencia Episcopal de Costa Rica brindó su apoyo a la campaña «40 Días por la Vida», llamando a los fieles a unirse «en oración para que el Señor de toda vida fortalezca la defensa de este derecho fundamental».

También pidieron a todas las personas creyentes unirse en esta jornada de oración y ayuno «para que el aborto nunca sea legalizado en Costa Rica y para que llegue a su fin en el mundo».

En otro mensaje, publicado el 21 de enero, los obispos subrayaron que «toda norma que pretenda regular la aplicación de un procedimiento médico destinado a una mujer en estado de gravidez debe basarse en estrictos criterios médicos y científicos, y nunca en consideraciones ideológicas».

Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Amar y defender la Vida. 16.09.2019

AMAR Y DEFENDER LA VIDA

“Lo que hagan con el último, el más pequeño de mis hermanos,
conmigo lo hacen”. (Mt 25, 40)

Nos preguntamos el motivo por el cual venimos al Templo, especialmente acompañados de la familia.

Sin duda alguna, muchos venimos para orar por alguien enfermo en casa, por alguna dificultad o para agradecer por nuestra familia y por el don de la vida de cada uno de nosotros.

Así como damos gracias a nuestros padres porque apostaron por nuestra vida en su momento y tenemos una familia, hoy queremos orar, de manera muy especial, para que este 18 de setiembre los 137 Asambleístas, que representan a 16 millones de ecuatorianos, también lo hagan y defiendan la vida del concebido y de la madre gestante.

Por favor, no cometan el nefasto error de aprobar una Ley que legitima el crimen del aborto por cuatro causales más: violación, incesto, malformación e inseminación no consentida; tengan en cuenta que, si está en el vientre, es porque ya tiene vida. ¡No le condenen a muerte antes de nacer!

Como somos un país, más del 80% creyente en Dios y, por lo mismo, en el amor, en el perdón, en la justicia, en la verdad y en la misericordia, también debemos orar por aquellos que, confundidos o presionados, pretenden negar el derecho a VIVIR, cuando sus padres no lo hicieron con ellos. ¿Quiénes somos para dar muerte a un ser inocente e indefenso? 

Nuestro compromiso con las dos vidas es ofrecerles ESPERANZA y no oscuridad; brindar a muchas madres gestantes nuestro consejo, escucha y apoyo y, sin juzgar, ayudarlas a entender que ellas valen tanto que estamos luchando por su vida y por la de su niño que ya vive en su vientre.

Estimados hermanos Asambleístas, confiamos en que defenderán la verdad y la justicia, pero sobre todo la vida, como garantía de que velarán por quienes VOTAMOS por ustedes.

¡Que el Señor nos conceda la sabiduría, la pasión y la valentía para amar y defender la vida humana desde su concepción!

CONSEJO DE PRESIDENCIA
CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA

Una ‘cruzada’ de ayuno y oración por el Sínodo de la Amazonía. 13.09.2019

Varios prelados y comentaristas laicos, así como instituciones de seglares, han advertido que los autores del Instrumentum Laboris, emitido por la secretaría del Sínodo de los Obispos para servir de base en los debates de la próxima Asamblea Especial para la Amazonía, han introducido serios errores teológicos y herejías en dicho documento.

Invitamos al clero y a los laicos católicos a participar de una cruzada de oración y ayuno para implorar a Nuestro Señor y Salvador, mediante la intercesión de su Madre virginal, por las siguientes intenciones:

  • que los errores teológicos y herejías introducidos en el Instrumentum Laboris no sean aprobados durante la Asamblea Sinodal;
  • que particularmente el Papa Francisco, en el ejercicio del ministerio petrino, confirme a sus hermanos en la Fé mediante un rechazo inequívoco de los errores del Instrumentum Laboris y que no apruebe la abolición del celibato sacerdotal en la Iglesia latina autorizando la praxis de la ordenación al santo sacerdocio de hombres casados, los llamados “viri probati”.

Proponemos una cruzada de cuarenta días de oración y de ayuno que comenzará el 17 de septiembre y finalizará el 26 de octubre de 2019, un día antes de la conclusión de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica. Quien tome conocimiento de la cruzada después de la fecha inicial, obviamente puede unirse a ella en cualquier momento.

Durante la cruzada de cuarenta días de oración y ayuno, proponemos rezar diariamente al menos una decena del Santo Rosario y ayunar una vez por semana por las intenciones mencionadas anteriormente. Según la tradición de la Iglesia, el ayuno consiste en comer solo una comida completa durante el día y las otras dos frugales. También se recomienda ayunar con pan y agua a quienes puedan hacerlo.

Es nuestro deber informar a los fieles sobre algunos de los principales errores que se están difundiendo a través del Instrumentum Laboris. A modo de premisa, debe observarse que el documento es largo y está marcado por un lenguaje que no tiene un significado claro, especialmente en lo que respecta al depósito de la fe (depositum fidei). Entre los principales errores, destacamos especialmente los siguientes:

1. Panteísmo implícito
El Instrumentum Laboris promueve una concepción pagana de la “Madre Tierra”, basada en la cosmología de las tribus amazónicas que es implícitamente panteísta.

‒ Los aborígenes descubren cómo todo está conectado y todas las partes son “dimensiones que constitutivamente existen en relación, formando un todo vital” (n° 21) y, por lo tanto, viven “en comunión con la naturaleza en su conjunto” (n° 18) y «en diálogo con los espíritus” (n° 75);

‒ Su vida y “buen vivir” se caracterizan por la “armonía de las relaciones” entre todo el cosmos: “consigo mismo, con la naturaleza, con los seres humanos, con el ser supremo» y con las “diversas fuerzas espirituales” (n° 12 y 13), recogidas en el “mantra” del Papa Francisco: “todo está conectado” (n° 25);

‒ Las creencias y ritos de los “ancianos sanadores” (n° 88 y 89) sobre “el actuar de los espíritus, de la divinidad – llamada de múltiples maneras – con y en relación a la naturaleza” (n° 25), “crean armonía y equilibrio entre los seres humanos y el cosmos” (n° 87);

‒ Por lo tanto, debemos escuchar el grito de la “Madre Tierra” (n° 146), detener su exterminio (n° 17) y vivir sanamente en armonía con ella (n° 85).

El Magisterio de la Iglesia rechaza un tal panteísmo implícito como incompatible con la fe católica:

“Se considera que el calor de la Madre Tierra, cuya divinidad penetra toda la creación, colma el vacío entre la creación y el Padre-Dios trascendente del judaísmo y del cristianismo, eliminando la posibilidad de ser juzgado por este último. En esta visión de un universo cerrado, que contiene a ‘Dios’ y a otros seres espirituales junto con nosotros, se descubre un panteísmo implícito” (Consejo Pontificio de la Cultura y Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, “Jesucristo, portador del agua de la vida: Una reflexión cristiana sobre la ‘Nueva Era’”, 2.3.1).

En la siguiente afirmación, el Magisterio de la Iglesia rechaza el panteísmo y el relativismo, enseñando:

“[Los movimientos de la Nueva Era] tienden a relativizar la doctrina religiosa, en beneficio de una vaga cosmovisión expresada como un sistema de mitos y símbolos revestidos de un lenguaje religioso. Además, a menudo proponen un concepto panteísta de Dios que es incompatible con la Sagrada Escritura y la Tradición cristiana. Reemplazan nuestra responsabilidad personal ante Dios por nuestras acciones con un sentido del deber hacia el cosmos, demoliendo así el verdadero concepto de pecado y la necesidad de la redención a través de Cristo” (Juan Pablo II, Discurso a los Obispos de Estados Unidos provenientes de Iowa, Kansas, Missouri y Nebraska en visita “ad limina Apostolorum”, de 28 de mayo de 1993).

2. Las supersticiones paganas como fuentes de la Revelación divina y caminos alternativos para la salvación
El Instrumentum Laboris extrae de su concepción panteísta implícita un concepto erróneo de la Revelación divina, afirmando básicamente que Dios continúa comunicándose en la historia a través de la conciencia de los pueblos y los gritos de la naturaleza. Según este punto de vista, las supersticiones paganas de las tribus amazónicas son una expresión de la Revelación divina que merece una actitud de diálogo y de aceptación por parte de la Iglesia:

‒ Amazonas es un “lugar teológico” donde se vive la fe o “la experiencia de Dios en la historia”; es “una fuente particular de revelación de Dios”: “lugares epifánicos” donde “se manifiestan las ‘caricias de Dios’ que se encarna en la historia” (n° 19);

‒ La Iglesia debe “descubrir la presencia encarnada y activa de Dios” en “la espiritualidad de los pueblos originarios” (n° 33), reconociendo en ellos “otros caminos” (n° 39), ya que el Espíritu Creador  “durante siglos ha alimentado la espiritualidad de estos pueblos aún antes del anuncio del Evangelio” (n° 120) enseñándoles “la fe en el Dios Padre-Madre Creador” y “la relación viva con la naturaleza y la ‘Madre Tierra’”, así como “con los antepasados” (n° 121);

‒ A través del diálogo, la Iglesia debe evitar la imposición de “doctrinas petrificadas” (n° 38), «formulaciones de la fe expresadas desde otros referentes culturales” (n° 120) y una “actitud corporativista, que reserva la salvación exclusivamente al propio credo” (n° 39); al hacerlo, la Iglesia caminará “en busca de su identidad hacia la unidad en el Espíritu Santo” (n° 40);

El Magisterio de la Iglesia rechaza la relativización de la unicidad de la Revelación de Dios tal como figura en la Sagradas Escrituras y en la sagrada Tradición, enseñando:

“La Iglesia ha venerado siempre las Sagradas Escrituras al igual que el mismo Cuerpo del Señor (…) Sie Siempre las ha considerado y considera, juntamente con la Sagrada Tradición, como la regla suprema de su fe, puesto que, inspiradas por Dios y escritas de una vez para siempre, comunican inmutablemente la palabra del mismo Dios, y hacen resonar la voz del Espíritu Santo en las palabras de los Profetas y de los Apóstoles. Es necesario, por consiguiente, que toda la predicación eclesiástica, como la misma religión cristiana, se nutra de la Sagrada Escritura, y se rija por ella” (Concilio Vaticano II, Constitución dogmática Dei Verbum, n° 21).

El Magisterio de la Iglesia afirma que hay un único Salvador, Jesucristo, y la Iglesia es su única Esposa y Cuerpo Místico:

“En conexión con la unicidad y la universalidad de la mediación salvífica de Jesucristo, debe ser firmemente creída como verdad de fe católica la unicidad de la Iglesia por él fundada. Así como hay un solo Cristo, uno solo es su cuerpo, una sola es su Esposa: ‘una sola Iglesia católica y apostólica’. Además, las promesas del Señor de no abandonar jamás a su Iglesia (cf. Mt 16,18; 28,20) y de guiarla con su Espíritu (cf. Jn 16,13) implican que, según la fe católica, la unicidad y la unidad, como todo lo que pertenece a la integridad de la Iglesia, nunca faltarán” (Congregación para la Doctrina de la fe – Declaración Dominus Iesus sobre la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia, n° 16).

3. Diálogo intercultural en lugar de evangelización
El Instrumentum Laboris contiene la teoría errónea de que los aborígenes ya han recibido la Revelación divina y que la Iglesia Católica en la Amazonía debería pasar por una “conversión misionera y pastoral”, en lugar de introducir doctrinas y prácticas cuya veracidad y bondad son universales. El Instrumentum Laboris dice también que la Iglesia debe enriquecerse con los símbolos y los ritos de los pueblos aborígenes:

‒ Una “Iglesia en salida” evita el riesgo de “proponer una solución con valor universal” o la aplicación de “una doctrina monolítica defendida por todos sin matices” (n° 110) y favorece la interculturalidad, es decir, “un mutuo enriquecimiento de las culturas en diálogo”, porque “el sujeto activo de la inculturación son los mismos pueblos indígenas” (n° 122);

‒ Además, la Iglesia reconoce “la espiritualidad indígena como fuente de riqueza para la experiencia cristiana” y emprende «una catequesis que asuma el lenguaje y el sentido de las narraciones de las culturas indígena y afro-descendiente” (n° 123);

‒ Al compartir mutuamente sus “experiencias de Dios”, los creyentes hacen de “sus diferencias un estímulo para crecer y profundizar la propia fe” (n° 136).

El Magisterio de la Iglesia rechaza la idea de que la actividad misionera es meramente un enriquecimiento intercultural, enseñando:

“Las empresas peculiares con que los heraldos del Evangelio, enviados por la Iglesia, yendo a todo el mundo, realizan el encargo de predicar el Evangelio y de implantar la Iglesia misma entre los pueblos o grupos que todavía no creen en Cristo, comúnmente se llaman ‘misiones’ (…)El fin propio de esta actividad misional es la evangelización e implantación de la Iglesia en los pueblos o grupos en que todavía no ha arraigado. (…) El medio principal de esta implantación es la predicación del Evangelio de Jesucristo” (Concilio Vaticano II, Decreto Ad Gentes, n° 6).

“Por medio de la inculturación la Iglesia encarna el Evangelio en las diversas culturas y, al mismo tiempo, introduce a los pueblos con sus culturas en su misma comunidad; transmite a las mismas sus propios valores, asumiendo lo que hay de bueno en ellas y renovándolas desde dentro. Por su parte, con la inculturación, la Iglesia se hace signo más comprensible de lo que es e instrumento más apto para la misión” (Papa Juan Pablo II, Encíclica Redemptoris Missio, n° 52).

4. Concepción errónea del sacramento del Orden sacerdotal, promoviendo ministros de ambos sexos para realizar inclusive rituales chamánicos
En nombre de la inculturación de la fe, y con el pretexto de la falta de sacerdotes para celebrar con frecuencia la Eucaristía, el Instrumentum Laboris apoya la adaptación de los ministerios ordenados de la Iglesia a las costumbres ancestrales de los pueblos aborígenes, otorgando ministerios oficiales a las mujeres y ordenando a los líderes comunitarios casados como sacerdotes de “segunda clase”, privados de parte de sus poderes ministeriales pero capaces de realizar rituales chamánicos:

‒ Ya que “el clericalismo no se acepta en sus diversas formas” (n° 127), pide que “se cambien los criterios para seleccionar y preparar los ministros autorizados para celebrarla” [la Eucaristía] (n° 126), estudiando la posibilidad de la ordenación sacerdotal “para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable” (n° 129), que muestren “otro modo de ser iglesia (…) sin censura ni dogmatismos o disciplinas rituales” (n° 138);

‒ Debido a que en las culturas de la Amazonía «la autoridad es rotativa», sería oportuno “reconsiderar la idea de que el ejercicio de la jurisdicción (potestad de gobierno) ha de estar vinculado en todos los ámbitos (sacramental, judicial, administrativo) y de manera permanente al sacramento del orden” (n° 127);

‒ La Iglesia debe «identificar el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer” (n° 129);

‒ Se deben reconocer los “rituales y ceremonias indígenas” que “crean armonía y equilibrio entre los seres humanos y el cosmos” (n° 87), así como a los “elementos tradicionales que son parte de procesos de curación” realizados por “ancianos sanadores” (n° 88), cuyos “ritos, símbolos y estilos celebrativos” deberían ser asumidos en el “ritual litúrgico y sacramental” (n° 126).

El Magisterio de la Iglesia rechaza tales prácticas, y sus fundamentos implícitos, enseñando:

“El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles porque confiere un poder sagrado para el servicio de los fieles. Los ministros ordenados ejercen su servicio en el pueblo de Dios mediante la enseñanza (munus docendi), el culto divino (munus liturgicum) y por el gobierno pastoral (munus regendi)” (Catecismo de la Iglesia Católica, n° 1592).

“Cristo, Hijo único del Padre, en virtud de su misma encarnación, ha sido constituido mediador entre el cielo y la tierra, entre el Padre y el género humano. En plena armonía con esta misión, Cristo permaneció toda la vida en el estado de virginidad, que significa su dedicación total al servicio de Dios y de los hombres. Esta profunda conexión entre la virginidad y el sacerdocio en Cristo se refleja en los que tienen la suerte de participar de la dignidad y de la misión del mediador y sacerdote eterno, y esta participación será tanto más perfecta cuanto el sagrado ministro esté más libre de vínculos de carne y de sangre. (…) Efectivamente, la virginidad consagrada de los sagrados ministros manifiesta el amor virginal de Cristo a su Iglesia y la virginal y sobrenatural fecundidad de esta unión, por la cual los hijos de Dios no son engendrados ni por la carne, ni por la sangre (Jn 1, 13)” (Papa Pablo VI, Encíclica Sacerdotalis Caelibatus, n° 21 y 26).

“Esta voluntad de la Iglesia encuentra su motivación última en la relación que el celibato tiene con la ordenación sagrada, que configura al sacerdote con Jesucristo, Cabeza y Esposo de la Iglesia. La Iglesia, como Esposa de Jesucristo, desea ser amada por el sacerdote de modo total y exclusivo como Jesucristo, Cabeza y Esposo, la ha amado. Por eso el celibato sacerdotal es un don de sí mismo en y con Cristo a su Iglesia y expresa el servicio del sacerdote a la Iglesia en y con el Señor” (Papa Juan Pablo II, Exhortación apostólica Pastores dabo vobis, n° 29).

“La ordenación sacerdotal, mediante la cual se transmite la función confiada por Cristo a sus Apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los fieles, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia Católica exclusivamente a los hombres. (…) El hecho de que María Santísima, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, no recibiera la misión propia de los Apóstoles ni el sacerdocio ministerial, muestra claramente que la no admisión de las mujeres a la ordenación sacerdotal no puede significar una menor dignidad ni una discriminación hacia ellas (…) Con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia” (Papa Juan Pablo II, Carta Apostólica Ordinatio Sacerdotalis, n° 1, 3 y 4).

5. Una “ecología integral” que degrada la dignidad humana
En sintonía con sus puntos de vista implícitamente panteístas, el Instrumentum Laboris relativiza la antropología cristiana, que reconoce a la persona humana como hecha a imagen de Dios y, por lo tanto, el pináculo de la creación material (Génesis 1: 26-31), y en cambio considera al ser humano como un mero eslabón en la cadena ecológica de la naturaleza, viendo el desarrollo socioeconómico como una agresión a la “Madre Tierra”.

‒ “Un aspecto fundamental de la raíz del pecado del ser humano está en desvincularse de la naturaleza y no reconocerla como parte suya, explotarla sin límites” (n° 99);

‒ “Un nuevo paradigma de la ecología integral” (n° 56), debe basarse en “la sabiduría de los pueblos indígenas” y su vida cotidiana que “nos enseñan a reconocernos parte del bioma” (n° 102), “parte de los ecosistemas” (n° 48), “parte de la naturaleza” (n° 17);

El Magisterio de la Iglesia rechaza la opinión según la cual los seres humanos no poseen una dignidad única por encima del resto de la creación material y que el progreso tecnológico esté vinculado al pecado, enseñando lo siguiente:

“Dios concede a los hombres incluso poder participar libremente en su providencia confiándoles la responsabilidad de «someter» la tierra y dominarla (cf Gn 1, 26-28). Dios da así a los hombres el ser causas inteligentes y libres para completar la obra de la Creación, para perfeccionar su armonía para su bien y el de sus prójimos” (Catecismo de la Iglesia Católica, n° 307).

6. Un colectivismo tribal que socava la unicidad personal y la libertad
Según el Instrumentum laboris, una “conversión ecológica” integral incluye la adopción del modelo social colectivista de las tribus aborígenes, donde se socava la personalidad y la libertad individuales:

‒ “El sumak kawsay [‘buen vivir’] se ha forjado desde la sabiduría ancestral de los pueblos y nacionalidades indígena, es un Palabra más antigua y más actual vivenciada, que nos propone un estilo de vida comunitaria con un mismo SENTIR, PENSAR y ACTUAR, como un hilo tejido que sostiene, abriga y cobija como un poncho de diversos colores” (Declaración “El grito del Sumak Kawsay en la Amazonía”, mencionada en la nota 5 del n° 12);

‒ “La vida en la Amazonía está integrada y unida al territorio, no hay separación ni división entre las partes. Esta unidad comprende toda la existencia: el trabajo, el descanso, las relaciones humanas, los ritos y las celebraciones. Todo se comparte, los espacios privados – típicos de la modernidad – son mínimos. La vida es un camino comunitario donde las tareas y las responsabilidades se dividen y se comparten en función del bien común. No hay lugar para la idea de individuo desligado de la comunidad o de su territorio” (n° 24).

El Magisterio de la Iglesia rechaza tales opiniones, enseñando:

“La persona humana debe ser comprendida siempre en su irrepetible e insuprimible singularidad. En efecto, el hombre existe ante todo como subjetividad, como centro de conciencia y de libertad, cuya historia única y distinta de las demás expresa su irreductibilidad ante cualquier intento de circunscribirlo a esquemas de pensamiento o sistemas de poder, ideológicos o no” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n° 131).

“El hombre justamente aprecia la libertad y la busca con pasión: justamente quiere —y debe—, formar y guiar por su libre iniciativa su vida personal y social, asumiendo personalmente su responsabilidad. La libertad, en efecto, no sólo permite al hombre cambiar convenientemente el estado de las cosas exterior a él, sino que determina su crecimiento como persona, mediante opciones conformes al bien verdadero:  de este modo, el hombre se genera a sí mismo, es padre de su propio ser y construye el orden social” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n° 135) .

Conclusión
Las herejías y errores teológicos implícitos y explícitos presentes en el Instrumentum Laboris de la inminente Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica son una manifestación alarmante de la confusión, de los errores y de la división que acosan a la Iglesia en nuestros días. Nadie puede excusarse de estar informado sobre la gravedad de la situación y de tomar las medidas apropiadas por amor de Cristo y de la vida sobrenatural que Él derrama en la Iglesia. Todos los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, ante tal amenaza a su integridad, deben sobre todo orar y ayunar por el bien eterno de aquellos miembros de la Iglesia que corren el riesgo de quedar escandalizados, es decir inducidos a la confusión, al error y a la división por este texto preparatorio del Sínodo de los obispos. Además, cada católico, como un verdadero soldado de Cristo, está llamado a salvaguardar y promover las verdades de la fe y la disciplina por la cual esas verdades son honradas en la práctica, para evitar que la solemne Asamblea sinodal de los Obispos no traicione la misión de los Sínodos que es “ayudar al Papa con sus consejos para la integridad y mejora de la fe y costumbres y la conservación y fortalecimiento de la disciplina eclesiástica” (can. 342). El 13 de octubre de 2019, durante la próxima Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, tendrá lugar la canonización del Beato Cardenal John Henry Newman. Que el Santo Padre y todos los miembros de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica escuchen y acepten la siguiente enseñanza luminosa de este nuevo santo de la Iglesia, en la que advirtió contra errores teológicos similares a los del Instrumentum Laboris arriba mencionados:

“Los credos privados, las religiones elegantes, pueden ser llamativos e imponentes para muchos por un tiempo; las religiones nacionales pueden yacer enormes y sin vida, y obstruir el terreno durante siglos, y distraer la atención o confundir el juicio de los eruditos; pero a la larga se descubrirá que, o bien la religión católica es en verdad y de hecho la entrada del mundo invisible en este mundo visible, o entonces no hay nada de positivo, dogmático y real en ninguna de nuestras nociones de donde procedemos y hacia donde vamos ”(Discursos a congregaciones mixtas, XIII).

“¡Nunca la Santa Iglesia necesitó defensores contra [el espíritu del Liberalismo en la religión]  con más urgencia que ahora, cuando desafortunadamente es un error que se expande como una trampa por toda la tierra! (…) El liberalismo religioso es la doctrina que afirma que no hay ninguna verdad positiva en religión, que un credo es tan bueno como otro, y ésta es la enseñanza que va ganando solidez y fuerza diariamente. Es incongruente con cualquier reconocimiento de cualquier religión como verdadera. Enseña que todas deben ser toleradas, pues todas son materia de opinión. La religión revelada no es una verdad, sino un sentimiento o gusto; no es un hecho objetivo ni milagroso, y está en el derecho de cada individuo hacerle decir tan sólo lo que impresiona a su fantasía. La devoción no está necesariamente fundada en la fe. Los hombres pueden ir a iglesias protestantes y católicas, pueden aprovechar de ambas y no pertenecer a ninguna. Pueden fraternizar juntos con pensamientos y sentimientos espirituales sin tener ninguna doctrina en común, o sin ver la necesidad de tenerla” (Dirscurso del Biglietto, 12 de mayo de 1879).

Que Dios, por la intercesión de los muchos misioneros verdaderamente católicos que evangelizaron a los pueblos indígenas americanos, como Santo Toribio de Mogrovejo y San José de Anchieta, por la intercesión de los santos que los pueblos indígenas americanos han dado a la Iglesia, entre quienes están San Juan Diego y Santa Kateri Tekakwitha,  y especialmente por la intercesión de la Santísima Virgen María, Reina del Santo Rosario y destructora de todas las herejías, nos conceda la gracia de que los miembros de la próxima Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica y el Santo Padre sean protegidos contra el peligro de aprobar errores y ambigüedades doctrinales y de socavar la regla apostólica del celibato sacerdotal.

+ Cardenal Raymond Leo Burke
+ Monseñor Athanasius Schneider

12 de septiembre de 2019,
Fiesta del Santísimo Nombre de María.

CEM: Llamado a nuestros legisladores federales y a nuestras autoridades educativas. 3 de septiembre del 2019

Llamado a nuestros legisladores federales y a nuestras autoridades educativas

Ciudad de México a 3 de septiembre del 2019

La educación es el mayor y mejor servicio que pueda hacerse a un ser humano, a la sociedad, a un País, a la comunidad global. Este servicio de conducción, acompañamiento y entrega, para que otro crezca y alcance una mayor estatura como persona, requiere muchas circunstancias, medios y una clara visión del sentido de nuestra acción.

La verdadera educación es un acto que reclama plena libertad y responsabilidad. Sin una clara y recta intención de educar, la acción se contamina por otros intereses, no trascendentes, ni fundamentales. La educación es la más noble de las tareas, es enseñar a vivir en la altura de nuestra dignidad y cada vez más plenamente.

Los esfuerzos que se han hecho en los últimos tiempos en materia educativa deben consolidarse en un marco ordenado de certezas. Por ello, llamamos a nuestros legisladores a que, en este próximo Período Ordinario de Sesiones, se promueva un verdadero diálogo con los principales actores clave de la educación, más allá de foros y mecanismos de recolección de opiniones, con el fin de que las próximas leyes secundarias, respondan con realismo y altura, a los desafíos de la emergencia educativa que hoy vivimos, así como a las exigencias ya plasmadas en la última reforma Constitucional al artículo 3º.

En particular, nos preocupa la libertad de cuatro grupos o sectores de la educación:

1.- La autonomía y plena libertad del Organismo que sustituirá al Instituto Nacional de Evaluación Educativa.

La reciente Reforma al artículo 3º Constitucional, en su fracción IX, mandata la creación de “un organismo público descentralizado, con autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión”. Además, ordena la creación de una “Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación”, con tres organismos que la integran: i) Junta Directiva, ii) Consejo Técnico de Educación y

iii) Consejo Ciudadano. A su vez, el Proyecto de Ley Reglamentaria señala que la Junta Directiva, única que tiene funciones de conducción, planeación y coordinación, queda supeditada, en la práctica, al Secretario de Educación Pública, así como a un Secretario Técnico puesto por el primero (Cfr. Artículo 9). Lo anterior, genera una clara ficción en la autonomía de toda la Comisión, coartando su libertad de conducción y autoridad técnica, así como nulificando el esfuerzo por parte del Senado de nombrar a cinco comisionados, con el voto de las dos terceras partes (Cfr. Artículos 19 al 30, del citado Proyecto de Ley Reglamentaria).

2.- La libertad y equidad de todo el sector magisterial.

Los Obispos de México, desde el mes de octubre de 2013, es decir meses antes de la entrada en vigor de la Reforma Educativa del pasado Gobierno Federal, señalamos en el documento colegiado: Educar para una Nueva Sociedad, nuestra mayor preocupación por el hecho de que algunos grupos sindicales contaban con un poder político inadecuado, que les permitía sentarse a la mesa con la autoridad, con el fin de negociar condiciones laborales, -entre otras-, mermando el valor central educativo, es decir, el interés superior de los niños, adolescentes y jóvenes, hoy finalmente reconocido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

A la letra, el numeral 22 del citado Documento, entre otras cosas, señalaba:

“Los privilegios derivados de la centralización y de prácticas corporativistas y clientelares de los sindicatos, generaron una estructura de dominación y de control que ha vulnerado la autonomía del proceso educativo y ha despojado de capacidad de decisión a la escuela y al maestro y contaminado gravemente la noble tarea de educar”.

Nos preocupa que hoy, la Rectoría del Estado, quede en entredicho, por la presión de estos grupos, impidiendo el ejercicio efectivo de la libertad de sociedad y gobierno, en la estructuración de un nuevo Sistema Educativo Nacional.

3.- El ejercicio de la libertad de educación de los padres de familia, primeros responsables de la educación de cada niño, adolescente y joven, así como la libertad de asociarse, entre particulares para ofrecer una educación particular.

Los tres proyectos de ley que se discutirán próximamente en el Congreso, de manera declarativa, reconocen y alientan la participación de los padres de familia, en la educación de los hijos, abriendo tímidos espacios para su participación. En ninguno momento se les reconoce como “los principales responsables de la educación” de sus hijos, sino sólo como “corresponsables” de ella (Cfr. Proyecto de Ley General de Educación, artículo 78). Por otro lado, no se prevé, ninguna disposición, estructura, presupuesto o mecanismo formal de representación, para su promoción concreta y organizada, sino que se les coloca dentro del multiforme mundo de la participación social, al mismo nivel que otros actores de la sociedad, la economía, el mundo de la comunicación y la sociedad civil. Es decir, se reconoce su derecho, pero no se abren espacios reales de libertad para el ejercicio de sus derechos. Cabría decir, que lo mismo sucede con la educación particular. El reciente Proyecto de Ley General de Educación, contiene nuevas disposiciones para su vigilancia y control, pero ninguna para su promoción.

Curiosamente, y siguiendo viejas visiones estatistas, se acentúa la comunidad escolar como el centro de los procesos educativos a cargo del Estado, cuando ha sido demostrado por la misma historia, que es necesario impulsar su trabajo de la mano de múltiples esfuerzos de educación no formal, que realizan principalmente las familias, así como muchos otros espacios de la sociedad, centros de escultismo, arte, deporte, cultura, entre otros. No olvidemos que los niños, adolescentes y jóvenes, pasan solamente entre 4 y 8 horas en la escuela, diariamente, en cinco días de la semana, mientras las otras 16 a 20 horas, así como los fines de semana, participan de otros ambientes. Hoy se requiere de una visión mucho más realista de la complejidad de los procesos educativos en los ambientes formales y no formales.

El Papa Francisco insiste continuamente en recuperar “el pacto educativo”, entre el gobierno, la familia y la sociedad en su conjunto. Además de reconocer plenamente sus derechos, deben abrirse espacios de ejercicio y promoción libre del mismo.

4.- Finalmente la libertad de gestión de las autoridades de las entidades federativas, mismas que se debe garantizar a través del claro y honesto ejercicio del control presupuestal, así como la clara distribución de competencias.

En la esfera pública, como en otros muchos ambientes, la certeza en el manejo del recurso económico es fundamental para el libre ejercicio de las facultades dadas. Nos preocupa que en algunas materias, como por ejemplo todo lo que tiene que ver con la infraestructura educativa, queda en la discrecionalidad de la autoridad federal, el manejo de estos recursos, sometiendo a las autoridades de las entidades federativas a una dinámica velada de sumisión. Esto, sin duda alguna coarta su soberanía. Es muy importante que el Federalismo sea fortalecido en este esfuerzo de adecuación y estructuración del Sistema Educativo Nacional.

Como Episcopado Mexicano, expresamos nuestra voluntad de seguir participando en el ejercicio de nuestra libertad religiosa, dentro del contexto plural de nuestro País. Lo seguiremos haciendo con máxima prudencia y con la intención de buscar el mayor bien de todo el Pueblo Mexicano, incluyendo a sus autoridades.

Pedimos a Jesucristo, Señor y Maestro, cabeza de nuestra Iglesia, Madre y Maestra, nos dé la gracia de servir con pleno celo evangélico, a favor de la promoción de toda persona humana, y de la civilización del amor.

http://cem.org.mx/Mensajes/2469-Llamado-a-nuestros-legisladores-federales-y-a-nuestras-autoridades-educativas.html

+Rogelio Cabrera López

Arzobispo de Monterrey

y Presidente de la CEM

+Enrique Díaz Díaz

Obispo de Irapuato

y Responsable de la Dimensión Episcopal de

Pastoral Educativa y de Cultura de la CEM

Secretario General de la CEM

+Alfonso G. Miranda Guardiola

Obispo Auxiliar de Monterrey

Secretario General de la CEM

Pbro. Eduardo J. Corral Merino

Secretario Ejecutivo de la Dimensión

de Pastoral Educativa y de Cultura de la CEM