Urgente reclamo. A partir de consideraciones sobre la pandemia y sus consecuencias a la luz de Dios y su Providencia.

Urgente reclamo. A partir de consideraciones sobre la pandemia y sus consecuencias a la luz de Dios y su Providencia

Pbro. Dr. Arturo A. Ruiz Freites IVE

25 de marzo de este año 2020, festividad de la Encarnación del Verbo,

25º. de la publicación de la encíclica de S. Juan Pablo II Evangelium vitae.

 

 

  1. Una adecuada consideración. 1

I.1. Mal físico y vulnerabilidad humana. 1

I.2. Dios, el mal físico y el mal moral 3

1.3. Milagros, intervención divina, castigo?. 5

  1. El reclamo urgente a la adecuada actitud y conducta. 8

II.1. Cada uno. 9

II.2. En el orden civil, político temporal 9

II.3. En la sociedad eclesial 10

II.4. “En todas las cosas interviene para bien de los que le aman”. 10

 

Quiero compartir con quienes me escuchan o leen un análisis y reflexión sobre lo que está ocurriendo en el mundo, ante el estupor y conmoción de todos, y a partir de ello compartir sobre todo un reclamo, una exhortación, un pedido grave y urgente, pidiendo a quienes con buena voluntad me escuchen que la hagan propia y la difundan lo más posible, para que llegue a todos, y especialmente a las autoridades religiosas y civiles.

Lo hago porque en la inmensa masa de noticias, opiniones, análisis y reflexiones, sobre todo a nivel de medios masivos de comunicación, sobre la sorpresiva realidad desencadenada en el presente histórico humano por la pandemia del “coronavirus”, en lo que se piensa y hace al respecto, considero que falta algo fundamental en la inmensa mayoría: lo que acaece es visto y considerado en modo parcial y deficiente, y por tanto es parcial y deficiente cómo nos ponemos ante ello con nuestra actitud y conducta. Se afronta esta realidad desde las ciencias naturales y medios humanos, en sí buenos y útiles, pero falta la sabiduría que considera las realidades en sus primeras causas y últimos fines; la consideración y nuestra actitud y obrar son gravemente insuficientes si no se hacen con la sabiduría que integra la sabiduría humana filosófica y la sabiduría divina que nos es dada en la fe. Si no vemos adecuadamente la realidad no obramos adecuadamente en correspondencia a ella, así de simple.

I. Una adecuada consideración

I.1. Mal físico y vulnerabilidad humana

Tratemos entonces de considerar primero la realidad que está ocurriendo: una pandemia viral a partir de un virus, un microorganismo, que nunca antes, que se sepa, ha pasado a contagiar al hombre, y ahora que ha pasado, es devastador en lo contagioso de su rapidez y eficacia destructiva. Es un organismo de lo que llamamos la naturaleza, es decir, del sistema conjunto e interactivo de los seres de los reinos mineral, vegetal y animal, del mundo, distinto de nosotros los seres humanos, pero al que estamos relacionados por nuestra corporeidad orgánica. No tenemos suficientes elementos para juzgar con certeza si se nos pasó desde un murciélago, como dijeron, o si salió de algún laboratorio, accidentalmente o intencionalmente, pero sí que anda suelto y causando pandemia y pánico, como león que se escapó de la jaula, con todas las consecuencias funestas, médicas, sanitarias, políticas, económicas, sociales, y religiosas (hasta el punto de suspenderse el libre ejercicio del derecho a la libertad religiosa, las Misas públicas con participación del pueblo, en lo que es como la pena canónica del entredicho[1]). Consecuencias que todo el mundo está padeciendo y padecerá. Algún día se sabrá si saltó sólo del murciélago al hombre o hubo responsabilidad humana de negligencia o malicia. Pero no es lo inmediatamente urgente de saber aquí y ahora para poder contrarrestar y superar adecuadamente el mal que nos acarrea. Lo que nos interesa inmediatamente descubrir es qué entidad tiene y qué daño nos hace este agente patógeno, porqué y cómo nos está procurando tanto mal y tantos males, y cómo contrarrestarlo adecuadamente en cuanto al sentido profundo de nuestro obrar ante él. Temor, impotencia, angustia, ansias, pánicos, desesperación, hasta ya algunos suicidios! Eso nos reclama a considerar urgentemente las cosas en toda su dimensión y adoptar la actitud correcta.

No se trata aquí del análisis biomédico del virus y la enfermedad y contagio, ni de las medidas profilácticas, de toda la prevención, diagnosis, tratamientos, terapias, investigación y experimentación de medicinas, curas y vacunas, aislamiento, distancias de seguridad, tránsito y reunión de personas, etc., etc. Tampoco del análisis político, sociológico, económico, psicológico, del impacto de la pandemia. Todo eso está muy bien, es necesario, pero no es suficiente, es imprescindible pero es parcial, nuestra racionalidad pide una explicación y una actitud consiguiente plenamente humana, sapiencial, ante el hecho de nuestra vulnerabilidad ante la peste, de nuestra impotencia, y de nuestra realidad humana personal, espiritual y como sociedad. Aunque en el futuro próximo se logre contener e incluso se logre una medicina, cura o vacuna, se prevean medidas políticas y económicas, no quita lo que hoy acontece como enfermedad, muerte, y todo, todo lo que se sigue y se seguirá de esto.

Se trata de saber con sabiduría filosófica y teológica lo que es este mal físico-corpóreo, el porqué, su naturaleza y sus causas, para tener la completa y adecuada actitud. Porqué un virus se puede comer nuestros pulmones, enfermarnos y matarnos, con tanta rapidez y agresividad: no a la luz de su estructura y funcionalidad biológica, sino de su realidad y accionar en cuanto tal, desde el punto de vista de la razón filosófica y la fe: porqué existe y actúa causándonos tanto mal, y cómo nos ponemos humanamente ante ello.

Lo primero que hemos de evidenciar es que el virus actúa u obra según su naturaleza, buscando vivir y nutrirse de nuestras células. No es una causa inteligente y libre, maliciosamente culpable, actúa determinado por su modo natural de ser. Lo que para él es el fin de la nutrición y reproducción, para nosotros es la destrucción de nuestro organismo, un mal físico y corpóreo.

Es la cuestión del mal corpóreo y físico al que estamos sujetos, como todo en el mundo corpóreo está sujeto a la generación y corrupción de los vivientes orgánicos, a las transformaciones substanciales de todos los seres del mundo corpóreo: oxígeno e hidrógeno han de dejar de ser tales para formar el agua, y una liebre muere cuando de ella se alimenta un león, y del león muerto se alimentan buitres y gusanos… y todo eso lo vemos como normal, en el orden del eco-sistema universal. Un ser físico corpóreo, actuando por su naturaleza y finalidad, es decir, con la tendencia a su bien necesariamente impresa en su ser, lo que realiza directamente, indirectamente causa el mal en otro. El mal en sí no tiene entidad, es la privación o carencia que acontece en un ser particular o en un ámbito de un ser particular, y es causado indirectamente, es decir, esa privación es causada indirectamente por otro que directamente busca su bien particular.

Pero, qué pasa cuando el privado de su bien particular por otro es el hombre? No es lo mismo cuando nos toca a nosotros! Lo vivimos y sufrimos desde nuestra percepción psicológica y espiritual de modo totalmente distinto, conscientes de cuánto contraría nuestro deseo íntimo de integridad y de felicidad, de inmortalidad… Y, desde nuestra alma, que en sí es espiritual, incorpórea, inmortal, pero unida sustancialmente al cuerpo como su forma, que debía transmitir impasibilidad e incorruptibilidad al cuerpo, la privación de esto nos es muy violento, no natural, no connatural, aunque percibamos que de parte de nuestra corporeidad y sensibilidad somos vulnerables a la corruptibilidad, sufrimientos, y muerte corpórea.

No hay sino una única respuesta adecuada, más allá de la pura razón, nos la da el mismo Dios que nos ha dado el alma con tal deseo de inmortalidad, de integridad, de felicidad: el pecado del hombre, es decir, la propia culpa de haber perdido la relación a Él y su don de gracia sobrenatural que ponía toda la naturaleza corpórea a nuestro servicio y nos hacía impasibles e inmortales a las fuerzas de corrupción que hay en la misma. Los tres primeros capítulos del Génesis contienen la explicación adecuada. Pero es una explicación que vale para todos los tiempos y todos los males que nos afligen en nuestra temporalidad y corporeidad: también para la presente peste.

Una primera conclusión es entonces que la acción natural del virus es un mal físico corpóreo para nosotros y en nosotros porque somos vulnerables debido a nuestra pasibilidad y mortalidad corpórea, pena temporal a la que estamos sujetos, contrariando nuestro deseo natural, a consecuencia del pecado original. La razón ve la contrariedad para nuestra naturaleza, la fe nos da la explicación: pena temporal, física y corpórea, sufrimientos que conlleva, todo a causa de la culpa moral: perdido culpablemente nuestro estado original de amistad divina en gracia, que implicaba impasibilidad e inmortalidad, prefiriendo la creatura al Creador, estamos sometidos a la interacción de los agentes creaturales dañinos. Lo había entrevisto un pagano como Séneca, que escribió: “el castigo del delito está en el mismo delito” (De la fortuna, Parte II, c. 3), lo reveló con precisión la Palabra de Dios, que también dijo: “cada cual será castigado por medio de aquellas cosas con las que peca” (Sabiduría 11,16)[2].

 

I.2. Dios, el mal físico y el mal moral

De la consideración de la realidad corpórea-mundana y de la realidad del hombre, cuerpo pasible y alma espiritual e inmortal, penando en el mundo, pasemos a la consideración de Dios, para considerar más completamente la cosa a la luz del primer principio y última causa de todas las cosas.

Si todo tiene ser pero no es “el ser”, sino tal o cual ente particular, desde las propias esencias o naturalezas ningún ente de este mundo, ni el hombre, se ha dado a sí mismo el ser, lo tiene participado, recibido, y por tanto causado por aquel ser distinto real que “es” “el” Ser, infinito ser, por tanto único, Dios! Infinito en el ser, infinito por tanto en la bondad, causa directa, universal e íntima del ser y la bondad de las cosas, y de su dinamismo correspondiente a la naturaleza y finalidad de cada ente particular. Esta verdad de razón filosófica es afirmada por nuestra fe: profesamos en el Catecismo “Dios es el Ser absolutamente perfecto, creador del Cielo y de la tierra”.

Dios, que causa la causalidad de las creaturas, primer motor trascendente de todo lo que se mueve y que mueve en todo lo que se mueve, haciendo que cada ente corpóreo busque su propio bien, hace que indirectamente cause el mal cuando ese bien particular priva a otro ente de su bien particular, pero es por el bien del universo entero de las creaturas corporales. No es de ningún modo atribuible a Él un mal moral por el hecho del mal particular físico o corpóreo que se causan las creaturas en sus interacciones, cuando una, por su bien particular, priva a otra del propio bien; Dios que como causa creadora y trascendente del cosmos y su dinamismo todo gobierna con su providencia, así lo ha ordenado por el bien del todo y el bien superior del hombre al que está ordenada la creación corpórea. El problema es que el hombre mismo se condenó a ser vulnerable en esa interacción de las creaturas corporales. Pero en su bondad y providencia aún esto Dios lo ordena al bien mayor del fin del universo: la salvación en la unión con Él participando de su vida eterna.

Dios no es una entelequia abstracta, o alguien que puso en marcha el universo como el mecanismo automático de un reloj, sino que es el ser infinito, personal, libremente creante por amor para comunicar la participación de su bondad; a todo está presentísimo íntimamente comunicando causalmente el ser y con el ser el dinamismo y finalidad de todos los entes. Especialmente está así presente en cada ser humano, cuya alma es directa e inmediatamente creada por El e infundida en ocasión de la disposición humana de la procreación[3]. Para Dios no hay tiempo, su eternidad está presente a todo tiempo y contempla desde la misma toda la multitud y sucesión, en el espacio y el tiempo, de los males que los hombres se han procurado y se procuran con el pecado, el pecado original y los pecados personales.

El mal físico-corpóreo es sólo relativo como privación del bien particular físico de un ente particular. No es el verdadero mal, que es el mal moral: este consiste en la privación voluntaria y culpable de la creatura espiritual de su orden a Dios, fin último y verdadera felicidad, causado indirectamente al preferir un bien particular a Dios, bien infinito: aversio a Deo et conversio ad creaturam, definió S. Agustín y lo reafirmó Sto. Tomás[4]. En el pecador, en su querer que defecciona del verdadero bien integral humano, falla el fin último del universo, y ése sí es un mal verdadero, definitivo, que tiene como consecuencia el mal de pena eterna: perder a Dios. El mal moral no es de ningún modo causado trascendentalmente por Dios, causa de la libre causalidad humana: es atribución y responsabilidad exclusiva de la voluntad libre culpable; la voluntad divina aquí es sólo permisiva, y por un bien mayor. Dios mueve como creador y por su gracia la conciencia moral y la voluntad del hombre hacia el verdadero bien, pero con su libre albedrío el hombre puede preferir un bien particular contra su ordenamiento a Dios, que le dicta su conciencia y la ley divina. El hombre con su pecado, originalmente se hizo reo de las penas temporales, sujeto a la interacción dañina de las creaturas corporales, y reo culpable de pena eterna, lo que reitera con sus pecados personales. Mas Dios no cambia y sigue queriendo su salvación. Por esto la situación del hombre en el mundo corpóreo y en el tiempo, en su vida terrenal, aún con su vulnerabilidad penal, mientras no muera y se condene a pena eterna, tiene la gran ventaja que eso le permite todavía la posibilidad de la reconciliación, de la conversión, de la salvación.

Dios, ante el mal moral de la culpa o pecado del hombre, que permite por un bien mayor, responde con la encarnación de su Hijo unigénito, el Verbo de Dios mismo, el cual, hecho hombre, asume la pasibilidad corpórea y física, sufrimientos y mortalidad, consecuencias penales del pecado. Padeciendo y muriendo en la Cruz, ofreciéndose y pidiendo por la conversión y perdón de los pecadores, incluso quienes lo crucificaron, mostró ese bien mayor por el cual Dios permite y asume, en la humanidad de su Hijo y para todos los hombres, el mal del sufrimiento y la muerte. Es la reconciliación con Dios, la conversión a Él, cuya realidad íntimamente presente a los ojos del espíritu aunque invisible a los ojos del cuerpo, ha sido olvidada, despreciada, traicionada y ofendida por nuestros pecados. Por la unión e incorporación a Jesucristo nos devuelve la gracia y el amor de Dios, y hace que toda nuestras penas temporales, nuestra vulnerabilidad, pasibilidad, sufrimientos todos y hasta la muerte se unan a su acto de amor de Dios sobre todas las cosas en expiación, satisfacción, sacrificio. La pena y sufrimiento temporal es medio de salvación eterna, en el amor de Dios.

La conclusión hasta aquí es entonces: Dios quiere indirectamente y permite que, en la interacción de las creaturas corpóreas, el bien particular de una implique el mal particular de otra, por el bien superior del orden del universo corpóreo a su fin. Dios no quiere, sólo permite los males morales, por el bien mayor de su justicia y misericordia y la obra salvífica de Jesucristo. Dios no queriendo pero permitiendo el mal moral humano del pecado original ha permitido que el hombre se someta a la interacción de las creaturas corporales que le pueden dañar corporalmente y temporalmente, e incluso a la interacción de otras persona humanas con la mediación de la sensibilidad y corporeidad, y hasta del demonio (teniendo en cuenta que por esa mediación llega hasta un influjo de la malicia de las voluntades creadas hostiles sobre el hombre tentándolo al mal moral, pero es ya otro tema…). Esta pena temporal y corpóreo-físico humana con todas las implicaciones psicológicas y espirituales penosas, sufrimientos, es permitida por Dios en la vulnerabilidad humana que el hombre mismo se ha procurado; es querida indirectamente y permitida por Dios en la causalidad divina causa trascendente de la causalidad segunda, la causalidad creada, y de la interacción de las creaturas corporales, es decir, en el agente que por su bien particular causa un mal particular físico-temporal en el hombre, y la serie de sufrimientos que conlleva.

Dios en su providencia salvífica dispuso la Encarnación para la Salvación mediante Cristo y su Cruz: en la pasión y muerte de Cristo y de los miembros de su Cuerpo místico, hace que esa pena temporal humana infligida como pena por la culpa y causada por los agentes o causas físico-corporales, sea medio de Salvación. Así el gobierno divino del mundo, providente de Salvación, ha establecido este orden y nuevo sentido sobrenatural a la vida temporal del hombre sujeto a sufrimiento y muerte.

 

1.3. Milagros, intervención divina, castigo?

En su omnipotencia creadora, Dios que causa el ser y el obrar de las creaturas como causa trascendente, puede aquí y ahora obrar un milagro. El milagro es, como la etimología de la palabra lo indica, algo que produce maravilla, admiración, cuando percibimos en nuestra experiencia que una cosa corpórea física actúa más allá del orden de su propia naturaleza y acción, y eso lo puede causar solamente Dios, aún mediante alguno, como los milagros de Cristo[5]. Esto es para certificarnos de su presencia y acción salvífica omnipotente, en orden a que creamos y recibamos su Evangelio y su gracia. Sólo negando la recta razón filosófica que demuestra la omnipotente causalidad divina sobre el ser, la naturaleza, el obrar y la finalidad de todos los entes, es decir, siendo no racionales sino racionalistas, negándole a Dios ser Dios, se niega la posibilidad de su obrar milagroso cuando Él quiera[6]. Pero entonces hay que negar entonces los hechos históricos, y desautorizar los testigos presenciales, o la veracidad histórica de su testimonio, como hacen los biblistas racionalistas, desde el prejuicio filosófico subjetivista, que niega la realidad tal cual es… y la causa divina y trascendente de todo, Dios trascendente, sustituido por el panteísmo de la subjetividad o una subjetividad panteísta, conciencia o materia universal, mundo o Madre Tierra que se llame, o como se llame, Gaia o Pachamama…

Lo cierto es que siendo Dios El que es (Gen 3,14), puede obrar milagros. Puede, sí, hacer actuar las causas naturales más allá de sus límites propios, por omnipotencia divina, y entonces, tanto puede potenciar como impedir la acción de una causa natural. En otras palabras, y en el caso concreto de la acción de agentes naturales dañinos ante la vulnerabilidad del hombre: Dios puede obrar milagrosamente en las creaturas para potenciar su accionar y causar entonces (indirectamente y permisivamente como hemos visto) un mal o pena y sufrimiento temporal al hombre, a cada uno o a su conjunto, como un castigo temporal en vista de un bien mayor. La historia bíblica es una larga historia de estas intervenciones divinas de hecho: el diluvio, las derrotas milagrosas de los enemigos de Israel, las pestes de Egipto y la aniquilación del Faraón y sus huestes en el Mar, la peste al pueblo por el pecado del rey David… etc., etc. Jesucristo mismo tomó un látigo y castigó a los mercaderes del Templo de Jerusalén. Sólo un racionalista, contra la recta razón incluso filosófica, y contra toda sabiduría, puede negar que Dios pueda castigar y que castigue.

Pero así como puede castigar milagrosamente por un bien mayor, la conversión y la salvación, puede milagrosamente impedir el mal que puede causar un agente corpóreo sobre el hombre, o puede milagrosamente sanarlo, e incluso resucitarlo de la muerte. Lo tenemos también de hecho, no sólo como posibilidad pensable filosóficamente, en la historia de la Salvación, tanto en el antiguo como en el Nuevo Testamento, y resplandece sobre todo en Cristo, que hasta nos narran los Evangelios que en su vida pública resucitó a tres, el último Lázaro, y luego se presentó resucitado él mismo, por su propio poder. Eso funda nuestra esperanza en la Resurrección futura. Pero también en poder pedir milagros ahora, que Dios frene la pandemia.

Es curioso, casi nadie quiere pensar o decir que en esto que está pasando puede haber castigo divino, como si eso hiciera a Dios malo, como si un padre fuera malo porque castiga a su hijo para que se corrija. “El padre que escatima la vara no ama a su hijo, Pero el que lo ama lo disciplina con diligencia.”, dice el libro de los Proverbios, 13,24. Y es cuando menos bochornoso y vergonzoso, si no indignante, escucharlo negar en dignatarios y prelados, bellacamente sometidos al secularismo racionalista y ateo cultural impuesto en el mundo: han cambiado el Dios verdadero por un panteísmo mundano historicista, aunque sigan usando lenguaje cristiano. Curioso es también que muchos rezan pidiendo a Dios un milagro, que intervenga deteniendo la peste, o haciéndonos invulnerables a ella, pero no piensan que pueda Dios estar haciendo un milagro castigando correctivamente… Si Dios puede hacer esto, puede hacer aquello!

A cada alma le puede servir la pena temporal para conversión y salvación eterna, y, si no en esta vida, luego se purifica en el purgatorio, que es una verdad de fe. Pero si no hay conversión hay desgracia y pena eterna, el infierno, que también es una verdad de fe.

Eso es personal… pero qué pasa con las culpas comunitarias, sociales, institucionales, donde hay una cooperación solidaria de muchos, como un país que se da una ley de apostasía idolátrica o una ley criminal, gravemente inicua, como el aborto por ejemplo?

La retribución en justicia del pecado personal es ultraterrena y ultratemporal, pero Dios puede castigar con penas temporales colectivas un pueblo, una sociedad, una nación. Puede castigarlos en aspectos de la dimensión meramente temporal de bienes materiales o corporales (guerra, hambre, peste, cfr. 2Sam 24,12-13[7]), en orden a la conversión por el bien superior de la dimensión más trascendente del bien común: el ordenamiento interpersonal en justicia y amistad o caridad, que es el bien común, y que incluye la justicia hacia Dios la religión, buscando su verdad y, encontrada, profesarla[8], lo que funda la rectitud de toda otra interrelacionalidad personal en la sociedad. En la Sagrada Escritura, no sólo en el Antiguo testamento (como los ejemplos ya recordados), tenemos la indicación de un castigo temporal divino nacional: Jesucristo predijo la destrucción de Jerusalén (Lc 19,41-44), y lloró por ello, y no sólo eso, se lea su discurso escatológico en los Evangelios (Lc 21,5-28)[9]. S. Juan XXIII, el “Papa bueno”, nos recuerda una publicación[10], en su Radiomensaje del 28 diciembre 1958, decía: “El hombre que siembra la culpa, recoge el castigo. El castigo de Dios es la respuesta suya a los pecados de los hombres”, por lo cual “dice de huir del pecado, causa principal de los grandes castigos”.

Todavía un última precisión: se podría objetar si Dios no estaría entonces castigando a muchos inocentes y personas buenas que están sufriendo y muriendo. Digamos a eso, primero, que toda pena temporal es por culpa nuestra desde el pecado original, en cuanto a nuestra vulnerabilidad; segundo, que así como en Cristo, el más inocente en cuanto hombre, la pena temporal es asumida como expiación agradable, así Dios lo permite en el sufrimiento de los inocentes y buenos en unión a Cristo. Siempre que a ese sufrimiento le demos el sentido y valor que en la fe y caridad Dios quiere, y por el cual lo permite en la vulnerabilidad que el hombre se ha causado (Mt 5,5: “Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados”). Es más, cuando en la historia de la Iglesia, en tiempos pasados, los hombres tenían menos ciencia positiva y medios de investigación biológica y de medicina a disposición, eran sin embargo sabios, y entonces suplicaban a Dios por un milagro, que detuviera la peste, y, en lo que hubiera de castigo divino, perdonara, y a la súplica del perdón de la pena unían la del perdón de las culpas, y entonces se asumían junto a las rogativas penas penitenciales, no sólo los pecadores penitentes, sino los buenos e inocentes, todos haciendo solidariamente penitencia unida a las súplicas, y en primer lugar, aquéllos que como dice la Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, están en el estado de perfección haciendo resplandecer la nota de santidad de la Iglesia, los religiosos (Lg 6)!

Por eso es que a la mayoría de las consideraciones de la realidad del presente histórico de esta pandemia y sus consecuencias es necesaria completarla con la consideración de su realidad integral: es una pena temporal a la que estamos sujetos, enfermedad, sufrimiento y muerte, para la que, si bien hemos de buscar los posibles remedios físicos, corpóreos y temporales, sea para esa misma realidad como para sus consecuencias de todos los otros males que se le siguen, es necesario considerarla a la luz de Dios y de su respuesta en Jesucristo al mal humano de culpa y de pena: la conversión y la salvación eterna, la esperanza en la futura resurrección, cuya primicia es el mismo Jesús resucitado, a cuya fiesta nos aproximamos. A la luz de la presencia trascendente, personal, providente y gobernante de Dios en toda su creación y en el hombre, y su voluntad salvífica para con éste (1 Tim 2,4-6; cfr. Jn 1,29; 3,16-17; 1 Jn 4,14; Hech 4,12; 10,36.42.43), hay que saber que Dios, “que en todas las cosas interviene para bien de los que le aman” (Rm 8,28)[11], puede milagrosamente, en orden a la salvación eterna, castigar y curar, y entonces también permitir, y hasta infligir, una peste, y hacerla cesar si quiere.

 

II. El reclamo urgente a la adecuada actitud y conducta

El amor de Dios se nos manifestó y se nos presentó como Salvación asumiendo y superando nuestra pena temporal con su pasión, muerte y resurrección. Y de allí que todo mal y pena temporal, como la presente pandemia y sus consecuencias, no es adecuadamente comprendido ni adecuadamente asumido y superado si no es a la luz de su función para la conversión y salvación, para vida eterna. Que se empleen todos los medios para paliar la enfermedad y sus efectos, combatir su etiología inmediata, pero todo es absolutamente incompleto e insuficiente si no se asume con la perspectiva del reclamo que las penas temporales, sufrimiento y muerte, nos hacen al despertar a la presencia y gobierno providente de Dios, a nuestro destino eterno más allá del tiempo y de la muerte, y por ello al amor en Cristo de Dios y del prójimo, y por tanto al sentido de expiación, de conversión, de oración confiada para tener la gracia de vivir todo esto en su auténtico y trascendente sentido, con auténtica sabiduría acorde al hombre y al don de Dios para él, y entonces de búsqueda de unión con Dios en quien sólo está la salvación y felicidad verdadera.

Por ello el reclamo y exhortación, a cada uno, a todos, y en especial a las autoridades, particularmente a las autoridades religiosas y a las autoridades civiles de nuestras naciones: abrid los ojos a la realidad a la luz de Dios!

Que se vea en esta pandemia y sus consecuencias, la permisión divina de los males temporales que nos afligen por culpa de nuestras culpas, a partir de aquélla original, y, con todas la previsiones y medidas del caso del punto de vista individual y social que se están tomando, asumir ante la misma la consideración que a nuestra dignidad racional y espiritual trascendente de personas corresponde, es decir la consideración integral a la luz de la realidad fundante y gobernante del universo y toda otra realidad: la realidad de Dios, que está de modo inaudito ausente de todo lo que se está diciendo y haciendo, “ut si Deus non daretur”, como si no hubiera Dios, en un ateísmo o agnosticismo de hecho que es desolador…

Si Dios permite los males temporales y, aún más, puede castigar, es para la salvación eterna, si sabemos ponernos frente a ellos con la visión y el querer de la salvación eterna. Si no, las penas temporales no sólo pierden su sentido, sino que con la muerte llega también la pena eterna. Nadie lo ve? Nadie lo dice? Sólo se habla de “acompañar” sin dar el sentido? Sin anunciar el Evangelio, la Buena Nueva del sentido salvífico de la Cruz?

 

II.1. Cada uno

En definitiva, cada persona ha de responder ante Dios por su relación con Él, como nos enseña el hecho de quienes quedan en aislamiento absoluto en terapia intensiva, solos humanamente, con la muerte muy cercana… pero está Dios! Una noticia el otro día contaba de un moribundo en esas condiciones que envió por el personal médico a decir a sus deudos: “no se aflijan… soy inmortal…” y quiero pensar que en esas palabras está la única esperanza que salva con vida eterna: Dios.

De hecho se están dando bienes superiores espirituales a partir de este mal físico y temporal: altruismo, solidaridad, conciencia del valor de la vida, de la subordinación a ella en uno y en el prójimo de muchos bienes particulares a los cuales se ha de renunciar, e incluso, un redescubrimiento en el plano social y político de que la economía está al servicio del hombre y no al revés (aunque se oponen poderosos, corazones endurecidos como el del faraón del Egipto, solo interesados en obreros para que crezcan producción y capital financiero). Pero no basta en absoluto, si todo se queda en mero humanismo filantrópico, sin Dios!

Esto, que vale para el plano personal, tanto más para el plano social religioso y político, puesto que el bien común que todos, y particularmente las autoridades, deben procurar, es el bien común humano integral, que implica, en sus órdenes, el de la sociedad religiosa (me refiero especialmente a la sociedad eclesial) y el cívico-temporal, el ayudar las personas en la educación hacia la realización de su destino eterno.

 

II.2. En el orden civil, político temporal

En especial respecto de la sociedad política, por tanto, no se agota la función política y social de las autoridades en lo que puedan hacer por el ministerio de sanidad y por el ministerio de economía! La principal tarea, dentro de la propia función y orden del bien común político-temporal, es ayudar a dar el sentido verdadero del vivir social y sus eventos, pues las autoridades no están exceptuadas de la exigencia de la espiritualidad humana de reconocer a Dios creador y salvador, que permite los males por bienes mayores!! Urge una conversión al verdadero bien común temporal de las naciones, poniendo fin a gravísimas injusticias contra Dios y contra los hombres, injusticias masivamente, y gravísimamente, criminales.

Y, por tanto, aquí sí que hace falta, contra la apostasía atea “oficial” de las naciones, conversión! Es el gran reclamo, que deberían gritar todos: Conversión!

Conversión ante todo institucional en las políticas de gobierno, en las leyes y la administración de la justicia, abrogando todo aquello que clama vindicta[12] temporal ante la justicia y la bondad divinas: ante todo, la masiva e institucionalizada muerte de los más inocentes e indefensos, los embriones humanos asesinados por el aborto en el seno materno; con ello todas las abominaciones que ofenden el dominio de Dios sobre la vida humana, y los genuinos derechos de ésta: contracepción, producción, congelamiento y manipulación de embriones, coonestación cultural y jurídica de la homosexualidad, autonomía libertina en la manipulación del cambio de sexualidad contra natura, la eutanasia como suicidio asistido o eliminación activa o pasiva de enfermos terminales, discapacitados o simplemente enfermos… es decir, todo aquello en lo que públicamente los modernos estados, que no reconocen a Dios, se han auto-proclamado dios entrando en el santuario de la vida humana, de la sexualidad humana, de la familia, para una manipulación materialista que clama al Cielo.

A eso se agrega el gravísimo atentado, globalizado, contra la inocencia de los niños, contra su connatural identidad sexual, con las leyes de educación con perspectiva de “identidad de género”, esto es auto determinación y sexualización, que es perversión de la niñez que clama al cielo, con el atentado a la autoridad de los padres y los derechos educativos de las familias, y hasta en un país postular la legalización de la pedofilia!

Si en la antigüedad, por muchas menos iniquidades se reconoció en ocasiones la guerra, el hambre o la peste como no sólo permisión divina sino castigo divino… por culpas nacionales, qué hemos de pensar ante la masa incalculable de crímenes legalizados en nuestras sociedades?

 

II.3. En la sociedad eclesial

Si nos referimos a la sociedad eclesiástica, ¿no hay que hacer un muy serio examen de conciencia y conversión, entre varias otras cosas, y con ocasión del entredicho práctico de la privación de la eucaristía que está sufriendo el pueblo de Dios, del haber muchas de sus autoridades contradicho permisivamente la disposición divina?: “quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo. Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos. Si nos juzgásemos a nosotros mismos, no seríamos castigados. Mas, al ser castigados, somos corregidos por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.” (1 Cor 11,28-32).

 

II.4. “En todas las cosas interviene para bien de los que le aman

Y bien, si no se asume la adecuada e íntegra comprensión y correspondiente actitud ante la pandemia que nos aflige y todas sus consecuencias, no se tendrán los bienes mayores espirituales que tanto mal y sufrimiento temporal pueden procurarnos, no dará todo el fruto de bondad que, por la libre cooperación del hombre, quiere la permisión divina de estos males, en el gobierno divino y providente del universo.

Podemos siempre, sí, y movidos por piedad y caridad, pedir y suplicar a Dios una intervención milagrosa, extraordinaria, para frenar la permisión de este mal y sus causas naturales corpóreas. Pero, si la súplica no está acompañada de la voluntad de conversión y de la recta intención de pedir un bien temporal que siempre será dado en orden a nuestra salvación eterna… puede ser eficaz nuestra súplica? Quizás por el bien de pocos, aunque se pierda la ciudad, como cuando Abraham suplicó a Dios por los pocos justos que podía haber en Sodoma… pero, luego, saliendo éstos, llovió fuego del cielo. Y bien, ahora, … si no hay conversión, si se ha extinguido la caridad y no hay fe sobre la tierra en el orden público de las naciones… quién sabe?

No sabemos ni el día ni la hora ni tenemos ciencia infusa para ello, pero en la Escritura, en 2 Tes 2,7, se nos dice que en la manifestación del Impío, del Anticristo, el Señor lo “destruirá con el soplo de su boca” (sin barbijo) y lo “aniquilará con la Manifestación de su Venida”.

El gobierno divino del universo ha hecho a Jesucristo, por su Cruz, triunfador del pecado y la muerte, y entonces todo, aún el pecado, si arrepentido, convertido y perdonado el pecador, “coopera para el bien” (Rm 8,28), que es la salvación de las almas, “si hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados. Porque […] los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros.” (Rm 8, 17s.).

En un reciente artículo[13] se recordaba una visión de Jesucristo a la beata Juliana de Norwich (1342-1416), un 13 de mayo (qué coincidencia con Fátima!), en la que el Señor le dice, “con extrema dulzura”: “Sí, el pecado es una gran tragedia porque os hace un mal increíble” […] “Pero todo irá bien, todo terminará bien”. Estas últimas son las palabras que hoy en toda Italia se difunde como lema ante los males de la peste: “Todo irá bien” (Tutto andrà bene). Sí… pero sólo si tomamos la actitud y obramos en consecuencia con la Sabiduría que el Señor nos pide.

 

 

[1] Código de Derecho Canónico, c. 1332.

[2] Citados, en artículo sobre la pandemia, por R. de Mattei, “Il “cigno nero” del 2020?”, en corrispondenzaromana.it., 25.03.2020.

[3] Sobrenaturalmente, además, se dona presencialmente en su íntimo misterio trinitario mediante la gracia en el alma del justo.

[4] Cfr. Suma de teologia, I-II, qq. 71-80.

[5] Puede, y de hecho obra Dios también efectos extraordinarios de una causa creada, no milagrosos en cuanto no perceptibles a los sentidos, como en la absolución sacramental, la transubstanciación eucarística, etc.

[6] Cfr. Concilio Vaticano I, Const. dogmática Dei Filius, c. 1, DH 3000ss., spec. 3009 e 3034; S. Pio X, profesión de fe preceptuada por el Juramento antimodernista (01.09.1910) DH 3539.

[7] “”«Anda y di a David: Así dice Yahveh: Tres cosas te propongo; elije una de ellas y la llevaré a cabo.» Llegó Gad donde David y le anunció: «¿Qué quieres que te venga, tres años de gran hambre en tu país, tres meses de derrotas ante tus enemigos y que te persigan, o tres días de peste en tu tierra? Ahora piensa y mira qué debo responder al que me envía.»”” (II Samuel 24,12s., Biblia de Jerusalén).

[8] Cfr. Conc. Vat. IIo. Declaración Dignitatis humanae, 1; Catecismo de la Iglesia Católica, §§ 2104-2109, véase el contexto, la exposición sobre el 1er. Mandamiento del Decálogo, §§ 2083-2141, así como la exposición de la moral social, §§1877-1948.

[9] Cfr. paralelos en Mt 24, Mc 13. Se vea también Ap 11,2 y, sobre los castigos del ateísmo y la impiedad, Rm 1,18ss.

[10] R. de Mattei, lugar citado.

[11] Vulgata: “diligentibus Deum omnia cooperantur in bonum”.

[12] Gen 4,10; 18,20; 19,13; Ex 3,7-10; 22,20-23; Dt 24,14-15; Sant 5,4; Catecismo de S. Pio X, § 154; o “claman al Cielo” (cfr. Catecismo de la Iglesia Catolica § 1867).

[13] C. Siccardi, “Quando la morte bussa più forte”, en corrispondenzaromana.it, 25.03.2020.