VACINACIÓN: UNA PERSPECTIVA CATÓLICA. Un libro divulgativo de Pamela Arcker. Por Stefano Fontana

Vaccination: A Catholic Perspective, es el título de un breve libro de Pamela Acker publicado por el Kolbe Center for the Study on Creation (www.kolbercenter.org). La autora tiene un máster en biología de la Catholic University of America, fue durante mucho tiempo profesora de ciencias naturales, ha participado en investigaciones sobre el genoma en la Washington University de St. Louis y sobre las vacunas.

Presentamos brevemente este pequeño y divulgativo volumen, que ha salido a la venta recientemente, en diciembre de 2020, porque da un enfoque particular y distinto al de la mayoría que podría ser útil en el debate actual sobre la vacunación. Nuestro Observatorio no trata directamente estas cuestiones; sin embargo, la vacunación también tiene -especialmente en estos tiempos- un significado político y por ello la abordamos.

La autora es antivacuna y afronta distintos aspectos del problema con precisión y de manera documentada. Analiza la historia de la vacunación y, por ende, su dimensión biológica, deteniéndose en los problemas que puede causar y explicando que tener anticuerpos a través de la vacuna no significa ser inmunes. Ilustra, por tanto, los límites de la vacunación: la inmunidad inducida por la vacunación es temporal, por lo que es ineficaz.

Es de notable interés el capítulo sobre la vacunación en el paradigma evolucionista, sobre cuyo enfoque se basan, según la autora, las políticas actuales de vacunación. ¿Son seguras las vacunas? Este es el título de otro capítulo. A este respecto, la autora es muy escéptica y considera que la vacunación debilita la inmunidad de la población.

A continuación se aborda el tema de la moralidad de la vacunación. Además del problema de la utilización de células de fetos abortados en la producción de la vacuna, la autora analiza el concepto de inmunidad de rebaño, según el cual sería obligatorio vacunarse para proteger a los sujetos más débiles de la población e indica algunos de sus fallos.

Por último, dedica un amplio espacio a la vacunación como respuesta al coronavirus.  Este pertenece al SARS-CoV-2 para el cual -sostiene Acker- no se ha encontrado una vacuna en diecisiete años. La autora pone en guardia contra las vacunas realizadas y aprobadas demasiado deprisa.

La última parte del libro está dedicada a lo que hay que hacer, y a ella vamos a referirnos.

Como hemos anticipado, nuestro Observatorio no analiza problemas concretos. Sin embargo, quiere señalar este libro porque lo considera interesante y puede ser útil en el debate. Es interesante especialmente la perspectiva global con la que la autora analiza la vacunación, a saber: la de la Creación. Por esto proponemos la traducción del inglés de las palabras finales del libro:

«Las obras de Dios son maravillosas, mucho más de lo que podamos imaginar, y el cuerpo humano es, sin duda, una de sus obras más grandes. Concluyo este breve estudio sobre la vacunación reconociendo la poco que sabemos del proyecto divino acerca del sistema inmunitario, y lo beneficioso que sería para el género humano que los investigadores en campo médico dedicaran menos tiempo a desarrollar vacunas y más a estudiar la inmunidad natural. Así podríamos aprender cómo optimizar este maravilloso sistema, en lugar de intentar ajustarlo o atajarlo con modalidades que comprometen la salud del cuerpo para ganar una dudosa ventaja en la lucha contra una enfermedad infecciosa concreta.

Cuando los investigadores afrontan el sistema inmunitario dentro del marco de la Creación-Providencia de Dios, ya no pueden presumir que ese sea el producto de millones de años de mutaciones casuales y de la selección natural, sino que es un sistema intencionadamente formado por el Creador para mantener el cuerpo humano en un estado de salud. El abandono de la hipótesis evolutiva permitirá a los investigadores eliminar el fracasado concepto del cuerpo como un ensamblaje de partes distintas y defectuosas y que, por tanto, deben ser modificadas para poder desarrollar su función, e intentarán, en cambio, buscar las causas de la enfermedad en los factores dietéticos, genéticos, fisiológicos, psicológicos, espirituales o ambientales. Esto, a su vez, los llevará a centrar la atención en el intento de descubrir mucho más sobre las modalidades de funcionamiento del sistema inmunitario, de modo que los médicos puedan ayudar a optimizar su eficiencia en lugar de evitarlo con modalidades que debilitan seriamente todo el sistema. Cuando este paradigma cambie, veremos una gran mejoría en la salud a nivel nacional y mundial».

Stefano Fontana